Cómo ayudar a mi hija adolescente a perder peso

Los años de la adolescencia pueden ser un reto, especialmente para una chica que tiene sobrepeso. Podría experimentar sentimientos de vergüenza y ridículo de sus pares, y podría no saber lo que necesita hacer para perder esas libras extra. Ayudar a tu hija a perder peso no solo le asegurará un futuro más saludable, sino que también podría ayudar a prevenir problemas más serios a corto plazo, como desórdenes alimenticios.

Ambiente seguro y de apoyo

Aunque una dieta nutritiva y ejercicio regular son esenciales para un programa de pérdida de peso para adolescentes, lo más importante que puedes hacer como padre es ofrecer un ambiente seguro y de apoyo para perder peso. En lugar de inundarla con requerimientos calóricos y acosarla sobre ejercicios, hazle saber que estás ahí para ayudarla en cualquier forma que puedas durante su travesía de pérdida de peso.

Dar el ejemplo

Aunque muchas adolescentes se revelan contra sus padres, también aprenden del ejemplo que sus padres les dan. Si no comes saludablemente y te ejercitas regularmente, es poco probable que tu hija adolescente adopte esos hábitos saludables. Permite que ella vea que comes comidas nutritivas y realizas ejercicios y entrenamiento de fortalecimiento. Si no tienes una dieta saludable actualmente o un régimen regular de ejercicios, ponte el propósito de desarrollar uno. Si tu hija te ve tomando pasos en la dirección correcta, podría verse animada a hacerlo ella misma. Si también tienes sobrepeso, tú y tu hija pueden unir fuerzas para luchar contra el peso juntas.

Anima la potenciación

Además de crear un ambiente de apoyo y dar el ejemplo, anima a tu adolescente a ser proactiva en su tarea de perder peso. Hazle saber que puede hacer cualquier cosa que se proponga, incluso perder una cantidad significativa de peso. Potenciar a tu hija significa tomar pasos para impulsar su autoestima, para que pueda tratar positivamente con cualquier burla que podría estar enfrentando en la escuela. Ayuda a tu hija a sentirse bien sobre sí misma resaltando sus fortalezas. Por último, potencia a tu hija con conocimiento sobre nutrición y ejercicio para que ella pueda tomar sus propias decisiones sobre cómo cuidarse.

Enfatiza un estilo de vida saludable, no contar calorías

Ya sea que tengas 16 o 66, la pérdida de peso es un concepto básico que involucra balancear las calorías consumidas y las calorías quemadas. Pero no te enfoques demasiado en contar calorías cuando aconsejes a tu hija sobre cómo perder peso. En su lugar, provee información sobre los elementos de una dieta saludable que está basada en alimentos completos como frutas y vegetales frescos, granos enteros, proteínas magras lácteos bajos en grasa y descarte los alimentos procesados con azúcares y grasas agregados, la comida rápida, dulces y bebidas azucaradas. De forma similar, anima a tu hija adolescente a activarse ayudándola a encontrar una actividad que disfrute hacer regularmente. No debería enfocarse en contar los minutos que se ejercita o el número de calorías que ha quemado.

Consejos de dieta y fitness para tu hija adolescentes

Muchos padres podrían estar confundidos sobre los requerimientos para un programa saludable de dieta y ejercicios para adolescentes. Los adolescentes deberían realizar aproximadamente una hora de ejercicio cada día, de acuerdo al Centers for Disease Control and Prevention. Esto debe incluir actividades aeróbicas como correr o hacer deportes. Las actividades de fortalecimiento muscular, como flexiones de brazos (pushups) y sentadillas (situps) deben ser parte de la hora diaria de ejercicio, tres veces por semana. Cuando se trata de comidas y bocadillos, toma tus direcciones de la guía alimenticios MyPlate de la USDA. Una mitad del plato debe consistir de frutas y vegetales frescos, un cuarto debe consistir de proteínas magras y un cuarto debe consistir de granos, de preferencia enteros. Incluye una poción de lácteo en cada una de las comidas de tu adolescente. Si a tu hija le gustan los bocadillos, anima los bocadillos saludables como frutas frescas, vegetales cortados y humus, o palomitas de maíz infladas en lugar de las cosas llenas de calorías de las máquinas de bocadillos.

Más galerías de fotos



Escrito por jody braverman | Traducido por gabriel guevara