Cómo ayudar a dormir a los niños pequeños con congestión nasal

A medida que el niño crece, tiene más posibilidades de tocar y explorar todo. Como resultado, el niño tiene más probabilidades de coger un resfriado. Los niños pequeños son más propensos a enfermarse durante el otoño y el invierno, o si tienes hijos en edad escolar en el hogar. La congestión nasal que viene junto con un resfriado puede ser incómoda durante el día y aún peor en la noche. Conseguir que un niño con la nariz tapada duerma puede ser un reto. Afortunadamente, hay medidas que puedes tomar para ayudar a tu niño dormir toda la noche.

Nivel de dificultad:
Moderado

Necesitarás

  • Toallas
  • Humidificador
  • Ungüento mentolado

Instrucciones

  1. Llama al pediatra de tu hijo. La Academia Americana de Pediatría desaconseja los medicamentos para el resfriado de venta libre. Obtén la aprobación de tu médico antes de usar cualquier medicamento para esta condición para ayudar con la congestión de tu niño.

  2. Coloca un par de toallas debajo de la cabeza del niño mientras duerme. Esto eleva un poco la cabeza, lo que puede ayudar a aliviar la congestión nasal.

  3. Usa un humidificador para ayudar a humedecer el aire en la habitación de tu niño mientras duerme. Si no tienes uno, lleva a tu niño al baño contigo. Abre el agua caliente en el lavabo o la ducha para crear vapor en la habitación. Siéntense juntos en la sala durante 15 minutos. También puedes dar a tu hijo un baño caliente.

  4. Utiliza un ungüento mentolado en el pecho de tu hijo y en la nariz. Esto puede ayudar a despejar la nariz tapada. Aplica una capa delgada y frota, teniendo cuidado de mantenerlo alejado de sus manos o en cualquier lugar donde él podría ser capaz de ingerirlo o frotarlo en sus ojos.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle zehr | Traducido por natalia pérez