Cómo ayudar a tu bebé de seis meses a tomar siestas

Las siestas pueden ser el mejor y el peor tiempo del día. Los padres que tienen un hijo que duerme "fácilmente" pueden tener unas horas de paz y tranquilidad o incluso dormir o terminar sus deberes domésticos. Puede que los padres que tienen un hijo que batalla para dormir, temen la tan conocida "las altas horas de la noche" cuando su adorable y abrazable hijo se convierte en una máquina de llantos que se rehúsa a dormir. Tu hijo no cambiará sus hábitos de dormir para complacerte, así que depende de ti encontrar maneras para que la hora de dormir sea más fácil.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Crea la atmósfera para dormir, el ambiente correcto hace la diferencia. Algunos bebés pueden dormirse fácilmente donde sea y cuando sea, mientras que otros necesitan condiciones específicas para dormir, como los brazos de su madre. La mayoría puede pertenecer a alguno de estos dos extremos pero cualquier bebé puede beneficiarse de un ambiente confortable para tomar una siesta. Coloca una cuna o un corrallito en una habitación que tenga las menores distracciones posibles. Apaga las luces pero prende una luz de noche para que tu hijo se sienta cómodo. Pon un poco de música relajante en la radio, una máquina que haga ruido o un celular para tranquilizar a tu bebé mientras duerme. Dale a tu bebé su juguete o manta favorita para que se sienta lo suficientemente seguro para quedarse dormido, en especial por que la ansiedad de la separación puede comenzar en este punto, causando más problemas para la hora de la siesta.

  2. Sigue una rutina, la consistencia es la clave para muchos bebés, en especial al llegar a la edad de seis meses. Los niños de esta edad comienzan a seguir rutinas predecibles, las que pueden beneficiarles cuando llega la hora de dormir. Mantente alerta para ver los signos predecibles de somnolencia, como el mal humor, tallarse los ojos o llanto. Dile con una voz suave que es tiempo de dormir. Puede que quiera un biberón, su pacificador o un poco de cariños antes de dormir. Dale lo que necesita, colócalo en su área para dormir, sóbale la espalda, cántale una canción o continua con tu rutina normal antes de salir de la habitación.

  3. Vuelve a entrar a la habitación si es necesario. Muchos niños de seis meses de edad comienzan a experimentar la ansiedad de la separación y esto puede interrumpir una siesta desesperadamente necesaria. Si el bebé está llorando inconsolable y tranquiliza a tu bebé durante algunos minutos. Por lo general, los bebés lloran durante unos minutos pero se detienen después de un tiempo. Sin embargo, si el niño no deja de llorar o parece muy asustado o enojado, revísalo y evalúa la situación. Puede que necesites repetir los pasos de tu rutina para hacer que se calme y duerma.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle blessing | Traducido por yarzeth ayala