Cómo ayudar a que tu anillo del vientre sane más rápido

Las perforaciones de ombligo suelen tardar entre cuatro y 12 meses para sanar completamente, pero si tomas el cuidado apropiado, puedes hacer que el proceso sea más rápido y sin dolor. La limpieza y el cuidado para una perforación de ombligo fresca evita la irritación y la infección que podrían retrasar el proceso de curación. Incorpora un régimen de limpieza en tu rutina diaria y estarás mostrando una perforación completamente curada antes de que puedas decir "estómago" -bueno, tal vez no sea tan rápido.

Bajo tu ropa

Emocionada como puedes estar por mostrar tu último accesorio, es necesario cubrirlo, especialmente durante los primeros días. Usa ropa holgada y suelta que cuelgue cómodamente y dale a tu perforación espacio para respirar. Puede que no te sientas tan halagadora como con algo más ceñido al cuerpo, pero tu perforación necesita oxígeno para curar y se irritará y retrasará el proceso de curación si constantemente está siendo rozada por ropa ajustada. Si estás preocupada acerca de engancharte en tu ropa, convierte tu estómago en un pirata -un parche de el ojo con ventilación de la farmacia, le da protección a tu perforación sin cortar el suministro de aire.

Solución salina diaria

Un lavado de solución salina al día mata las bacterias en y alrededor de la perforación y la mantiene limpia, ayudando al proceso de curación. UC Berkeley's Health Services recomienda una solución de 1 cucharadita de sal de mesa -o 1/4 de cucharadita de sal marina- disuelta en 8 onzas de agua tibia. La mejor manera de hacerlo es empapar la perforación en agua con sal durante 10 minutos, por lo general mediante la formación de un sello de succión entre el abdomen y una taza de agua salada. Como alternativa, limpia suavemente la zona de la perforación con agua salada y déjala en su lugar durante 10 minutos, luego enjuaga.

Limpiar y desinfectar la zona quirúrgica

Mantén tu cuerpo limpio durante todo el proceso de curación. Si bien esto puede sonar como sentido común, hay ciertas cosas que puedes dar por sentado normalmente que hay que vigilar cuidadosamente cuando tienes una nueva perforación. Por ejemplo, tomar duchas en vez de baños, ya que el agua de la bañera puede enviar bacterias a una perforación. Asegúrate de que tu ropa de cama esté fresca y limpia y siempre lávate bien las manos con agua caliente y jabón antibacterial antes de tocar la herida.

Estar alerta

Nada retrasa más e proceso de curación que una infección, por lo que debes mantener una estrecha vigilancia sobre tu perforación mientras esperas a que se cure totalmente. Revisa tu perforación a diario para detectar cualquier signo de irritación o infección, como hinchazón o enrojecimiento. Ten en cuenta que durante los primeros días después de la perforación, es normal que esta supure un poco de flujo -sin embargo, si sigue así durante más de una semana o tienes otros síntomas, consulta a tu estudio de perforación o a un médico tan pronto como sea posible. La solución puede ser tan simple como cambiar la joyería hecha de un material diferente, lo que pondría el proceso de curación de nuevo en el camino.

Más galerías de fotos



Escrito por tom ryan | Traducido por maría j. caballero