Cómo ayudar a los adolescentes a volver a la escuela

Cuando el tiempo de regreso a la escuela se acerca, tu hijo podría estar un poco más nervioso de lo habitual. La emoción de ver a sus amigos combinados con el estrés de mantener buenas notas y hacer frente a drama social puede tener a tu hijo frente a inquietudes escolares. Ayudarlo a estar preparado y emocionado para el gran día, puede ayudar a calmar algunos de sus miedos y darle las habilidades que necesita para hacer frente al cambio del verano a la escuela.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Mantén a tu hijo relacionado con sus compañeros durante los meses de verano a través de equipos y clubes. Tener un sistema de apoyo de los compañeros en el lugar es de gran ayuda para un adolescente nervioso, sobre todo si está entrando en una nueva escuela o yendo a la escuela secundaria por primera vez. Al unirse a un club de la comunidad durante todo el verano, puede hacer amigos y ya tiene un círculo social en el lugar por lo que será más cómodo en la escuela.

  2. Ve de compras con tu hijo para un nuevo atuendo de regreso a la escuela. Mientras que no tienes que gastar dinero en un nuevo guardarropa, un nuevo atuendo que hace que tu hijo se sienta seguro puede recorrer un largo camino para ayudarlo a sentirse emocionado más que nervioso por su primer día de regreso. Dale a tu hijo un presupuesto y pasen algún tiempo juntos para poner en marcha el nuevo año.

  3. Consigue una lista de los suministros necesarios de parte de la administración de la escuela. Dependiendo del grado al que tu hijo está entrando, es posible que necesites material especial, como una calculadora gráfica junto con plumas regulares, lápices, cuadernos y gomas de borrar convencionales. Asegurarte de que la mochila de tu hijo está preparada con todo lo que necesita significa que se siente más preparado para volver a la escuela, señala KidsHealth.org

  4. Pon a tu hijo de vuelta en una rutina típica de una o dos semanas antes de la escuela, sugiere PBS.org. Mientras que el verano podría significar quedarse hasta tarde, dormir fuera de casa y chatear con sus amigos en las primeras horas, debe rediseñar su horario de sueño reparador en la semana antes de que empiecen las clases. Dormir mejor implica una mejor atención y concentración, lo que puede ayudar a aliviar las preocupaciones acerca de las calificaciones. También es una buena idea comenzar a alimentar a tu hijo en un horario de comidas más predecible, elaborado con alimentos que son altos en calidad y valor nutricional, pero bajos en calorías y azúcar. Comer el desayuno, elegir opciones de comida saludable y mantenerlo alejado de las bebidas azucaradas y meriendas puede ayudar a tu hijo a permanecer en su tarea en la escuela.

  5. Habla con tu hijo acerca de sus temores de regreso a la escuela y la manera de lidiar con el estrés relacionado con la escuela. El psicólogo clínico Robert Puff, en un artículo para Psychology Today, sugiere la meditación para adolescentes nerviosos antes de que comiencen las clases. Si tu hijo tiene algunos ejercicios de respiración y tiene tiempo de silencio o agenda algunas actividades de tiempo libre con su carga académica, tener tácticas de control del estrés en el lugar puede ayudarlo a sentirse mejor acerca de pasar de las noches de verano perezosas a días escolares agitados.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por daniela laura arjones