Cómo un trabajo puede ayudar a los adolescentes con sus modales

Cuando los adolescentes tienen puestos de trabajo, aprenden a usar buenos modales. Los trabajos ayudan a los adolescentes a comprender cómo interactuar de una manera eficaz y respetuosa con diversos tipos de personas. La retención de un trabajo también suele ayudar a un adolescente a mejorar sus habilidades de comunicación, así como a desarrollar un mayor respeto por aquellos que mantienen los puestos de trabajo.

Aprender a aceptar las críticas

Los adolescentes son propensos a enfrentar el rechazo y la crítica mientras aprenden a ser buenos trabajadores. Si quieren mantener sus puestos de trabajo, los adolescentes deben aprender cómo abordar con eficacia, pero con cortesía, los conflictos o la crítica. Los adolescentes que a menudo no están interesados ​​en pedir la opinión de un padre puede que no tengan más remedio que aceptar educadamente las sugerencias de mejora cuando provienen de un empleador.

Gratitud y apreciación

Muchos niños crecen relativamente a salvo de la dura realidad del "mundo real". A medida que los adolescentes entran en la fuerza laboral, es probable que entren en contacto con una amplia variedad de personas, algunas de las cuales podrían no ser tan afortunadas como ellos. Por ejemplo, los adolescentes que trabajan en una tienda de comestibles podrían encontrar clientes que no tienen suficiente dinero para comprar alimentos de calidad para sus familias. Es probable que aprendan a apreciar lo que sus padres proporcionan para ellos y a desarrollar un sentido de gratitud por lo que tienen. Los adolescentes que trabajan también aprenden que no es fácil de ganar dinero y son propensos a desarrollar un nuevo respeto por sus padres que siguen trabajando duro para proveer para ellos.

Gestión del tiempo y puntualidad

Los adolescentes que tienen puestos de trabajo aprenden la importancia de ser puntuales y de usar buenas habilidades para la gestión del tiempo. Los empleados que constantemente llegan tarde están en riesgo de perder sus puestos de trabajo, por lo que los adolescentes aprenden a ser responsables de sus propias acciones. Los adolescentes que trabajan aprenden que llegar a tiempo a un trabajo demuestra buenos modales y respeto por el empleador, lo cual les permitirá mantener sus puestos de trabajo.

Etiqueta

Muchos puestos de trabajo pueden ayudar a los adolescentes a aprender la etiqueta adecuada. Los adolescentes que trabajan en los restaurantes aprenden a interactuar con cortesía con los clientes sin dejar de ser profesionales y corteses, incluso en momentos de estrés. Un adolescente que trabaja en un restaurante de gama alta es probable que aumente su conocimiento acerca de la etiqueta adecuada en un comedor. Incluso los adolescentes que trabajan en situaciones de venta al por menor es probable que aprendan buenos modales a la hora de hacer frente a un cliente y al tratar con clientes y situaciones difíciles.

Más galerías de fotos



Escrito por amy pearson | Traducido por enrique pereira vivas