Ayudar a los adolescentes a hacer un examen de conciencia

Los adolescentes pueden parecer desapasionados y egocéntricos, a menudo realmente lo son. Todos necesitamos que nos recuerden lo que somos en el contexto de una sociedad mundial y cómo nuestras acciones (o inacciones) afectan a los demás. Los padres y tutores pueden hacer mucho para inspirar a los jóvenes a tomar tiempo para pensar en sus ideas del bien y del mal, de sus creencias y principios y la forma de tomar las decisiones más sabias.

Más que mil palabras

El arte en todas sus formas tiene el poder de transformar, sanar e incluso incitar la pasión de las personas para bien o para mal. Hacer el arte accesible a los adolescentes dentro y fuera de un entorno educativo es vital. Realiza excursiones a museos, teatros o conciertos, o haz que se involucren en un drama o en una clase de arte para mantenerlos ocupados y para abrir temas de discusión. El National Endowment for the Arts informó en marzo de 2012, que los jóvenes en riesgo que están involucrados en las artes durante la escuela secundaria tienden a votar y a ser voluntarios a un ritmo mayor que sus compañeros que no han sido sumergidos en una experiencia artística.

Hacer algo

El voluntariado pone a los adolescentes en una posición en la que tienen que considerar a alguien fuera de sí mismos. Estas oportunidades pueden ser exigentes, pero también esclarecedoras, además de que exponen a los adolescentes a experiencias que pueden o no pueden tener de otra manera. El trabajo en equipo es, por lo general, parte de la experiencia del voluntariado también, una habilidad crucial que los adolescentes deben aprender. Permitir a tu hijo a ser voluntario en un hospital con pacientes, en los campos con los niños más pequeños o en las residencias de ancianos y en otros programas hará una diferencia en la vida de tu hijo. De acuerdo con la hoja informativa de la Universidad de Nevada sobre los jóvenes voluntarios, los adolescentes dicen que los beneficios del voluntariado incluyen: "aprender a respetar a los demás, aprender a ser servicial y amable, aprender a entender a las personas que son diferentes, habilidades de liderazgo en desarrollo, llegar a ser más paciente y una mejor comprensión de la ciudadanía". La misma publicación señala que los adolescentes con conciencia social que están activos en su comunidad son más propensos a convertirse en adultos que se ofrecen en los voluntariados y que dan a las organizaciones de caridad.

La televisión y los adolescentes

La televisión es un medio atractivo y potente. Tiene sus beneficios, así como consecuencias negativas. Aunque algunos programas de televisión son educativos y pueden exponer a los niños a las nuevas ideas, la investigación ha demostrado que la televisión y otros tipos de medios de comunicación también pueden tener un efecto desensibilizante. Un estudio de la Universidad de Michigan reportó que los estudiantes universitarios que usaban vídeo juegos violentos reaccionaron de manera diferente a una persona lesionada en necesidad en comparación con los que jugaron los juegos no violentos. Los jugadores que habitualmente jugaban juegos más violentos tomaron más tiempo para ayudar a alguien que estaba en necesidad de los que prefirieron los juegos no violentos. Con el fin de ayudar a los adolescentes a ser más conscientes de sus acciones, limita el tiempo de pantalla y discute con tus hijos lo que ven en la televisión.

Comunicarse y abrazar a alguien

Los padres interesados ​​en ayudar a sus hijos a desarrollar su conciencia pueden comenzar con el amor que extienden a sus hijos y a los demás. Aquellos que crecen sin crianza, sin el cuidado expresivo de los padres/tutores pueden convertirse en adultos que tratan de llenar ese vacío a pesar de la forma en que afecta a los demás. Esto puede exhibir un comportamiento antisocial, violencia u otros problemas de salud mental. Los abrazos, los besos y las palabras de aliento llevan a un adolescente en un largo camino en la construcción de su autoestima y la confianza. Los padres, como los primeros modelos, le enseñan a los niños cómo tratar a los demás a través de la forma en que el padre interactúa con la gente. Permite que lo que hagas y cómo lo haces sirva de lección. Si das dinero a las personas sin hogar o ayudas a un amigo que necesita un favor, deja que tu niño sepa por qué lo haces. Reforzar el adagio "Haz a los demás" a través de tus propias acciones puede inculcar el hábito de actuar desinteresadamente.

Más galerías de fotos



Escrito por amber williams | Traducido por enrique pereira vivas