Ayudar a los adolescentes aprender a orar

Los adolescentes están en un viaje de autodescubrimiento para averiguar las creencias, la moral y la espiritualidad. No solo su personalidad parece cambiar como arena movediza, los padres a menudo descubren que los ideales que les enseñaron desde pequeños los echan a un lado. A menudo parece como si los compañeros tienen todas las respuestas y muestran más influencia que los padres, maestros y adultos. Guiarlos en una vida de oración vibrante puede ayudarlos en la adolescencia y establecer bases para una larga vida de la mano de Dios.

Definición de la oración

Thomas Constable, profesor en el Seminario Teológico de Dallas dice: "La Biblia presenta a Dios como una persona que se ha comunicado con nosotros y que nos invita a comunicarnos con él". Los adolescentes necesitan saber que Dios es accesible y quiere conversar con ellos. Si bien los jóvenes pueden desarrollar una aversión por mantener una conversación con sus padres o pedirles ayuda, la comprensión de que pueden hablar con Dios acerca de cualquier cosa, les transfiere confianza desde una persona importante en su vida como un igual, a Dios. Constable reconoce, además, que podemos dividir todas las oraciones en dos grupos: aquellas en las que pedimos algo a Dios y aquellas en las que le decimos algo. Los adolescentes que comprenden este concepto simple y práctico construyen una de las bases de una relación honesta con Dios.

Usar las Escrituras

Leer la Biblia en voz alta ayuda a los adolescentes a orar cuando no están seguros de cómo expresarse. En Mateo 6:9-13, Jesús ofrece el proyecto a la oración a través del "Padre Nuestro". El Versículo 9 de esta oración reconoce a los que los adolescentes están orando, mientras que los versículos 10, 11, 12 y 13 reconocen la entrega, el suministro, el perdón y la ayuda , respectivamente. El maestro de la Biblia, John MacArthur, reconoce: "en Efesios 6:14-17, Pablo identifica seis piezas de la armadura con la que Dios suministra a sus hijos". Los adolescentes a menudo descubren que la lectura de estos versos ayuda a prepararlos para sus batallas espirituales diarias. Ambos, Moisés y el rey David, escribieron una gran mayoría de los salmos bíblicos, clamando a Dios por medio de las dificultades, el dolor y el sufrimiento. Cuando un adolescente está pasando por un momento difícil, el Salmo 91 ofrece una manera de repetir las palabras de alguien que clamó a Dios desde su propia desesperación.

Familiaridad

Aunque no existe una ciencia exacta para orar, los adolescentes podrían descubrir que el uso de un esquema conocido les ayuda a entrar en la presencia de Dios con mayor eficacia. Algunos adolescentes encuentran que de rodillas, de pie, acostado o sentado con las piernas cruzadas en el suelo, ayuda a concentrarse más fácilmente para ello. A pesar de la belleza de la oración de que puedes hacerla en cualquier lugar, establecer una hora específica cada día desarrolla una disciplina espiritual en la vida de un adolescente. "The Mighty Warrior", de Elizabeth Alves, analiza una fórmula sencilla de oración con alabanza, acción de gracias, confesión y peticiones. Alves sugiere comenzar la oración alabando a Dios por lo que Él es y darle gracias por lo que hizo y sigue haciendo. Pedir perdón libera a los adolescentes de la carga del pecado, lo que les permite realizar solicitudes relacionadas con ellos mismos y otros.

Piensa más allá

Para mantener una vida de oración vibrante, los adolescentes deben entender que pueden acercarse a Dios cualquier día en cualquier momento. Dejar de lado un tiempo diario de oración específica es importante, entender que Dios es accesible en cualquier momento y en cualquier lugar es la clave. Los adolescentes pueden sentirse más cerca de Dios en una caminata, vendo una puesta de sol o haciendo una carrera, descubriendo que es más fácil hablar con él en esos momentos. Otros pueden orar llevando un diario de sus pensamientos, escribiendo una carta a Dios o componiendo canciones de alabanza. Cuando ocurre un desastre, puede hacer que inmediatamente algunos adolescentes oren y estén al tanto de las noticias de momento a momento. Aceptar a su semejante suele ser de suma importancia para los adolescentes. Unirse a un grupo de jóvenes entusiastas y orar en grupo puede ayudarlos a rezar con más frecuencia, así como aprender a cuidar el uno del otro.

Más galerías de fotos



Escrito por anne reynolds | Traducido por mary gomez