Ayudando a padres a lidiar con la separación de sus hijos en la escuela

La transición a la escuela puede ser difícil para tu hija cuando la dejas con sus maestros por muchas horas al día, pero podría ser igual o más difícil para ti también. Es doloroso salir del salón de clases sin tu hija a cuestas, pero hay que hacerlo. Las dos superarán este cambio, pero algunas rutinas y rituales podrían hacerlo más fácil para ambas.

Ansiedad de los padres

Es normal que te sientas un poco ansiosa cuando tu hija va a la escuela sin ti. Puedes preocuparte de que se lastime o se sienta triste y no estarás ahí para darle consuelo. Podrías sentir que te estás perdiendo algo importante en la vida de tu hija por el hecho de no estar en la escuela y observarla descubriendo cosas nuevas. Calma tu ansiedad caminando a su lado hasta el aula y pregúntale acerca de las cosas en su clase. Dale un buen abrazo de despedida y te sentirás capaz de salir sin sentirte tan estresada.

Ansiedad por la separación

Puede ser difícil dejar a tu hija en la escuela sin importar por qué, pero es aún más difícil cuando llora, alcanzándote y suplicándote de que la lleves contigo. Eso hace que sea más difícil para ti la separación y dejarla en la escuela. Si tu hija no quiere ir, recuérdale acerca de algunas cosas divertidas que ha hecho últimamente. Esto no sólo creará la expectativa por otro día agradable en la escuela, sino también aliviará tus preocupaciones porque verás que tu hija está emocionada por ir a la escuela en vez de sentirse temerosa. Calma la ansiedad de la separación haciendo un ritual de despedida que podría incluir un beso, un abrazo o chocar los cinco. El ritual les ayudará a prepararse para la separación.

Consejos para afrontarlo

Probablemente extrañas a tu hija cuando están separadas, pero puedes aliviar la preocupación y la tristeza que sientes cuando no están juntas. Mantente ocupada con tu trabajo o con pasatiempos que te gustan. Podrías tomar una clase o pasar el tiempo echando un vistazo en tu tienda favorita. El tiempo pasará más rápidamente si no estás enfocada en extrañar a tu hija. Haz una cita para desayunar o almorzar con otros padres que están pasando por lo mismo. Podrían apoyarse durante esta etapa difícil. Intercambia artículos especiales con tu hija. Tal vez ella podría usar uno de tus collares y tú podrías prestar de ella una de sus joyas. Podrías darle una fotografía tuya y colocar una de ella en tu bolsillo. Pasa unos minutos en la clase también. Toma notas de algunos elementos por los que podrías preguntar a tu hija después. Eso te ayudará a sentirte más conectada a su vida lejos de ti.

Consideraciones

En algunos casos, la ansiedad de tu hija o la tuya podría ser un más que un caso de tristeza que, a menudo, acompaña a las transiciones principales de la vida. Si sientes pánico o sudor frío con la idea de dejar a tu hija en la escuela, habla con tu médico acerca de problemas de ansiedad subyacente o el estrés que están causando tus recelos. Si es tu hija la que siente esta ansiedad (la cual es caracterizada por el miedo de estar sola), teme que algo te pase o siente una aversión extrema en contra de ir a la escuela, habla con su pediatra. Hay tratamientos que aliviarán la ansiedad de ambas de modo que la separación no sea algo que temer.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por gloria soto