Ayudando a adolescentes llenos de odio

Los años adolescentes vienen con numerosos cambios de desarrollo que causan que algunos de ellos se comporten de una manera amenazante o inquietante hacia los demás. Los adolescentes con problemas de ira sin resolver están particularmente en riesgo de presentar conductas de odio hacia los demás, de acuerdo con la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente). La asesoría y el aprendizaje de técnicas del control de la ira a menudo ayudan a que los adolescentes exploren y procesen emociones difíciles o emociones reprimidas, al igual que les enseña a cómo manejar adecuadamente la ira, en lugar de recurrir a un comportamiento violento como técnica de afrontamiento.

Terapia

La terapia puede ser útil para que los adolescentes procesen emociones difíciles, incluyendo la ira y la frustración. A algunos adolescentes les resulta difícil hablar con la familia y los amigos acerca de sus problemas, pero les puede ser útil hablar con un tercero imparcial. La terapia puede proporcionarle al adolescente con problemas un ambiente cálido, tranquilo y amigable que le anime a ganar comodidad con otra persona e identificar factores desencadenantes de su comportamiento agresivo.

Desarrollo de habilidades

Las habilidades como la resolución de conflictos y un diario pueden ayudarle a un adolescente agresivo o lleno de odio a lidiar con situaciones que lo hagan enojar y lo ayuden a procesar emociones difíciles. La exposición a las técnicas de resolución de conflictos puede animar a un adolescente a pensar en la creación de un compromiso con sus padres, por ejemplo, en lugar de gritarles obscenidades cada vez que cree que no lo escuchan. Tener un diario de práctica constante también puede ayudar a un adolescente enojado y agresivo a expresar sus frustraciones en papel, en lugar de utilizar la violencia u otras técnicas perjudiciales, para liberar la ira.

Control de ira

Cuando un adolescente aprende maneras para controlar su ira, es menos propenso a mostrar comportamientos llenos de odio, como el abuso físico o verbal hacia los demás. El sitio KidsHealth.org explica que la ira es una emoción normal y que la autoconciencia y el autocontrol son habilidades que pueden ayudar a un adolescente agresivo a controlar eficazmente su expresión de ira. La respiración profunda es otra técnica que permite a un adolescente calmarse cuando se enoje y que elija la respuesta adecuada, en lugar de tomar una decisión precipitada basándose en emociones acaloradas.

Ejemplo

Es importante que los padres y otras figuras adultas de autoridad ejemplifiquen un comportamiento adecuado para que los adolescentes muestren en sus propias vidas. Modelar la conducta es una manera fundamental en la que los niños y adolescentes aprenden a interactuar con su entorno, de acuerdo con el trabajador social Douglas Johns, MSW. Los padres deben desarrollar sus propias técnicas de control de ira y habilidades de afrontamiento eficaces para que den el ejemplo a sus adolescentes, que podrían estar luchando con emociones encontradas durante la adolescencia. Los padres también deben supervisar las conexiones sociales de sus hijos adolescentes para asegurarse de que se están asociando con personas que den buen ejemplo del comportamiento apropiado para su hijo.

Más galerías de fotos



Escrito por k. nola mokeyane | Traducido por ana karen salgado beltrán