¿Ayudan las vitaminas a las rodillas artríticas?

Los datos no son concluyentes sobre el beneficio directo de los suplementos vitamínicos en la artritis, pero una dieta saludable es siempre una buena idea.

Existen suplementos en el mercado destinados a las rodillas artríticas.

No hay evidencias convincentes de que tomar suplementos de vitaminas A, C, E, D ​​o K en dosis mayores a las recomendadas por el Institute of Medicine (IM) sea beneficioso.

En el mundo de la nutrición, los antioxidantes se han convertido casi en sinónimo de buena salud. ¿Pero que tan buenos son los suplementos de antioxidantes para las rodillas artríticas?

Antioxidantes

Los antioxidantes son moléculas que circulan por todo el cuerpo, buscando moléculas de oxígeno errantes que pueden dañar a tus células. Tú obtienes ciertos antioxidantes a través de tu dieta en forma de fitoquímicos, los cuales son sustancias naturales que se encuentran en los pigmentos de las plantas.

Multiempleo

Puede que te sorprendas al saber que algunas vitaminas actúan como antioxidantes, además de realizar sus otras funciones en el cuerpo. Específicamente las vitaminas A, C, y E son antioxidantes "multiempleo".

Si se consumen en cantidades adecuadas, se cree que desempeñan un papel en la lucha contra la aparición o progresión de enfermedades como la artritis. Las vitaminas D y K no son antioxidantes, pero se cree que contribuyen igualmente a la salud ósea y articular.

Vitaminas

Muchos estudios han demostrado los beneficios de los suplementos vitamínicos para ciertas condiciones de salud. Sin embargo, hasta la fecha, no hay pruebas convincentes de que tomar suplementos de vitaminas A, C, E, D ​​o K en dosis mayores a las recomendadas por el "Institute of Medicine" (IM) sea beneficioso.

En un estudio presentado en el 2010 en una reunión científica de la American College of Rheumatology, 146 personas con osteoartritis de la rodilla fueron asignados aleatoriamente para tomar 2.000 UI de vitamina D o un placebo todos los días durante un año. La recomendación actual del IM para la ingesta de vitamina D es de 600 UI para los adultos de 70 años o menores, y de 800 UI para aquellos que son mayores. Al final del estudio no hubo diferencia significativa en los síntomas entre los dos grupos.

Sin embargo, otras investigaciones sobre la vitamina D ofrecen un resultado ligeramente diferente. Según Brigham and Women’s Hospital en Boston, se asociaron bajos niveles de vitamina D con un mayor riesgo tanto para la osteoartritis como para la artritis reumatoide. Además, la osteoartritis parece empeorar tres veces más rápido en las personas que reciben una cantidad insuficiente de vitamina D en su dieta.

Los niveles inadecuados de vitamina K también parecen hacer una diferencia en la salud de las articulaciones. En un estudio, los participantes con un historial de mala ingesta de vitamina K eran más propensos a tener los síntomas más severos de artrosis.

En un estudio prospectivo de 1.023 sujetos, en el año 2011, a los que se les dio un suplemento de vitamina C, parecía que se reducía el riesgo de desarrollar artrosis, pero no hubo ningún impacto en su evolución. Otros estudios no han demostrado ningún impacto al suministrar vitaminas A, C o E, ni separadas ni en combinación.

La conclusión es que debes asegurarte de que comes una dieta equilibrada que te proporcione todos estos nutrientes esenciales en las cantidades adecuadas; el tomar suplementos adicionales por encima de lo recomendado no está justificado.

Acerca del autor

Eilender es un conferencista universitario y escritor sobre ciencias de la salud con sede en Nueva Jersey.

Foto: Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por elizabeth eilender, ms, rd, cdn
Traducido por francisco roca