¿Cómo ayudan los padres a un infante a regular emociones por sí mismo?

Cuando tu bebé llora, lo tranquilizas alimentándolo o meciéndolo, ayudándolo a volver a sentirse tranquilo y seguro. Dado que es un bebé, es incapaz de regular sus propias emociones, así que depende de ti identificar sus necesidades y ayudarlo a satisfacerlas. Esas interacciones lo ayudan a aprender que sus emociones o sentimientos de malestar no son permanentes y que él puede estar seguro sabiendo que sus necesidades serán satisfechas.

Atender sus necesidades

Cuando un niño está aprendiendo a autorregularse, esto significa que está desarrollando la capacidad para manejar sus poderosas emociones. Como adulto, tú has aprendido estrategias para ayudarte a lidiar con tu frustración, tristeza o ira, tales como respirar profundo, hablar con un amigo o simplemente dejarlas pasar. Para tu bebé, manejar sus sentimientos parece diferente. Tal vez le pongas su chupete de vuelta en la boca para tranquilizarlo cuando esté molesto, lo meces cuando se siente cansado o le brindas una rutina consistente que lo ayude a saber qué esperar. Estos apoyos externos ayudan a consolarlo ya que él no tiene la capacidad interna para hacerlo por sí mismo.

Aprender a esperar

Cuando tu infante está hambriento, se siente angustiado y empieza a llorar. Lo tomas en brazos y comienzas a alimentarlo, y pronto comienza a sentirse lleno de nuevo. Cada vez que pasa por estos ciclos de hambre, angustia y satisfacción, está aprendiendo que el malestar pronto pasará porque confía en que tú estarás ahí para satisfacer sus necesidades. De acuerdo con Scholastic Parents, esto lo ayuda a aprender a establecer un tiempo entre el impulso y la acción. Eventualmente, conforme madura, esto le dará la capacidad para pensar y planear una respuesta apropiada para sus sentimientos de angustia.

Permite cambios

Dado que tu bebé aún está desarrollando la capacidad para manejar sus emociones, puedes apoyarlo demostrando cómo autorregularse a través de tus palabras y acciones. Si tu bebé está refunfuñando porque no puede hacer que su juguete funcione, ofrécele palabras tranquilizadoras como "Sé que estás frustrado porque estás teniendo dificultades. ¿Quieres que te ayude?". Así lo ayudas a poner nombre a sus sentimientos y le muestras que puede manejarlos pidiendo ayuda. De acuerdo con un artículo en Young Children, una revista de la National Association for the Education of Young Children, las experiencias con desafíos manejables pueden promover la regulación emocional saludable.

Diferencias individuales

Cuando los bebés nacen, inmediatamente se enfrentan con la desafiante tarea de la integración sensorial, intentando organizar y responder a los múltiples sensaciones nuevas a su alrededor. Los niños tienen diferentes formas de percibir y responder a la información sensorial, lo cual también puede impactar la forma en que aprenden a autorregularse, señala el sitio AbilityPath.org. Por ejemplo, si tu bebé es especialmente sensible al sonido, puede sentirse abrumado en situaciones en las que hay demasiado ruido y necesitar ir a un sitio tranquilo. Si es sensible a la luz, mantener tenues las luces puede ayudarlo a sentirse más tranquilo. Estas son formas externas de lidiar con sensaciones abrumadoras que puedes ofrecerle a tu bebé al observar cómo responde a su entorno. Al hacer esto, le estás ayudando a desarrollar sus propias capacidades de autorregulación.

Más galerías de fotos



Escrito por stacey chaloux | Traducido por alejandro cardiel