¿Cómo ayudan las naranjas a tu cuerpo?

La obtención de la vitamina C, la fibra dietetica, el ácido fólico y los minerales, son sólo algunos de los beneficios nutricionales de comer naranjas. Son también bajas en calorías, pero de gran volumen que ayudan a sentirte satisfecho mientras trabajas para bajar de peso. Selecciona naranjas frescas y enteras en lugar de beber jugo de naranja para su mayor beneficio nutricional.

Provee vitamina C


La vitamina C puede actuar como un antioxidante en el cuerpo.

La forma más notable en que las naranjas ayudan a tu cuerpo es suministrando toda la vitamina C que se necesita en un día. Una naranja grande te da 98 miligramos de vitamina C, según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Los hombres adultos necesitan por lo menos 90 miligramos por día y las mujeres necesitan al menos 75 miligramos por día. Esta vitamina soluble en agua juega un papel en la formación de colágeno, y es una proteína esencial del tejido conectivo. La vitamina C también ayuda en la cicatrización de heridas y ayuda a la función inmune. Según un artículo publicado en el periódico del Colegio Norteamericano de Nutrición, (Journal of the American College of Nutrition, por sus siglas en Inglés) en 2003, la vitamina C puede actuar como antioxidante en el cuerpo, lo que ayuda a neutralizar los compuestos radicales libres que de otra manera con el tiempo pueden conducir a enfermedades del corazón y cáncer.

Proveen fibra dietetica


El obtener fibra dietética, una parte no digerible de los alimentos de origen vegetal, es otro de los beneficios de comer naranjas.

El obtener fibra dietética, una parte no digerible de los alimentos de origen vegetal, es otro de los beneficios de comer naranjas. La fibra ayuda al cuerpo a regular la digestión, el azúcar en sangre, el peso y posiblemente previene el cáncer de colon. El Instituto de Medicina recomienda que los hombres menores de 50 años consuman por lo menos 38 gramos de fibra al día, que las mujeres menores de 50 años consuman al menos 25 gramos de fibra, que los hombres mayores de 50 años consuman al menos 30 gramos de fibra y que las mujeres mayores de 50 años consuman al menos 21 gramos por día. Una naranja grande te da un total de 4,4 gramos de fibra dietética, 1,8 gramos de los cuales son de fibra soluble. La fibra soluble que se encuentra en las naranjas, que absorben agua y se hinchan en el tracto digestivo, pueden ayudar a disminuir tu nivel de colesterol y prevenir las enfermedades del corazón, según un artículo publicado en mayo del 2002 en el periódico estadounidense de Nutrición Clínica (The American Journal of Clinical Nutrition en inglés).

Contienen ácido fólico


Los hombres y las mujeres adultas necesitan por lo menos 400 microgramos de ácido fólico todos los días.

Las naranjas ayudan a tu cuerpo mediante el suministro del ácido fólico, una vitamina B esencial. Es necesario para el cuerpo durante la división celular, la producción de glóbulos rojos y previniendo ciertos defectos de nacimiento del tubo neural, como la espina bífida. También se puede desarrollar una forma de anemia que conduce a la fatiga si su dieta carece de ácido fólico. Una naranja grande te proporciona 55 microgramos de la vitamina. Los hombres y las mujeres adultas necesitan por lo menos 400 microgramos de ácido fólico todos los días y las mujeres embarazadas necesitan por lo menos 600 microgramos al día.

Te dan los minerales esenciales


Tu cuerpo también se beneficia de la gran variedad de minerales presentes en las naranjas.

Tu cuerpo también se beneficia de la gran variedad de minerales presentes en las naranjas. El calcio, magnesio, fósforo, potasio y cobre son algunos de estos minerales esenciales. Ellos tienen muchas funciones en el cuerpo, incluyendo el mantenimiento de la salud ósea y dental, la función muscular adecuada, un sistema nervioso sano, el metabolismo de la energía, equilibrio de los fluidos y la formación de glóbulos rojos. La absorción del hierro mineral también se ve reforzado por el consumo de naranjas por la vitamina C que contienen.

Más galerías de fotos



Escrito por erica kannall | Traducido por gabriela martinez