¿Cómo ayuda un sonajero de bebé al desarrollo cognitivo?

Un sonajero es probablemente uno de los primeros juguetes con el que jugará tu bebé, pero este sencillo artefacto ofrece más de lo que se aprecia a simple vista. Al sostener, agitar y observar su sonajero, tu bebé estará desarrollando habilidades vitales de pensamiento que le ayudarán a alcanzar algunos hitos cognitivos tempranos.

Causa y efecto

Un sonajero le enseñará a tu hijo acerca de causa y efecto, es decir, cómo una acción puede hacer que otra suceda. De acuerdo con AskDrSears.com, tu pequeño puede empezar a aprender esto en sus primeros tres meses. Agita el sonajero frente a él para que pueda experimentar cómo hace ruido cuando lo mueves, y entonces mantenlo quieto para demostrar cómo se detiene el sonido. Tal vez notes la intensa concentración en su rostro conforme trata de descifrar esto. Durante los primeros tres meses adquirirá la capacidad para sostener el sonajero y después será capaz de intentar hacer el sonido él mismo.

Movimiento

De acuerdo con el sitio PBS The Whole Child milestones, tu bebé aprenderá cómo concentrarse y seguir objetos en movimiento con sus ojos durante los primeros tres meses. Mueve el sonajero lentamente de lado a lado para que lo observe. Cuando se acostumbre a esto, intenta hacia arriba y hacia abajo. Su capacidad para concentrarse mejora de los 4 a los 7 meses de edad, por lo que ese es el momento de tratar de mover el sonajero más rápidamente, cerca de su rostro y después lejos y en círculos, como lo indica AskDrSears.com.

Permanencia de objeto

Tu bebé habrá alcanzado un hito cognitivo importante cuando pueda entender que algo sigue existiendo aunque no lo pueda ver, a lo cual se le llama permanencia de objeto. De acuerdo con el sitio Healthy Children, es probable que él aprenda esto alrededor de los 8 meses. Un sonajero puede ayudarle a desarrollar esta comprensión, especialmente mientras produce un sonido. Agita el juguete frente a él por un rato antes de moverlo gradualmente fuera de su campo de visión, sin dejar de agitarlo. Deberías poder notar que él empieza a forzar su cabeza para ver el juguete. Este juego puede evolucionar hasta esconder el sonajero sin hacer ruido. Ponlo bajo la frazada o detrás de su espalda para que lo encuentre.

Habilidades sensoriales

Una vez que tu bebé haya dominado el arte de sostener su sonajero, una de las primeras acciones que podría ejecutar es llevárselo a la boca. Esta actividad le ayuda a aprender acerca de texturas diferentes, pues lo sentirá frío y duro comparado con la suave frazada que le gusta chupar. También puede girarlo una y otra vez en sus manos conforme sus dedos descubren cuán liso se siente comparado con su suave oso de peluche.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa walker | Traducido por alejandro cardiel