Ayuda con una hija adolescente adoptada

Ser padre de una adolescente adoptada presenta una nueva serie de desafíos para los padres. A medida que tu hija adoptiva lucha por encontrar su lugar y tal vez se involucra en un comportamiento que hay que corregir, trabaja desde la compasión para construir la confianza y fortalecerla y prepararla para la vida adulta.

Identidad

Todos los niños luchan contra la propia identidad durante la adolescencia, y los niños adoptados normalmente luchan con este problema más que sus pares no adoptados. The Child Welfare Information Portal anima a los padres a ser abiertos y honestos con los adolescentes acerca de las circunstancias de su adopción. Si no se sabe mucho acerca de la familia de nacimiento de tu hija, ve si puedes hacer un poco de trabajo de detective para ayudarle a averiguar sobre su ciudad natal o país durante el año en que nació para ayudar a llenar algunos de los huecos. Busca adultos adoptados o compañeros adolescentes adoptados que le faciliten gente con la que pueda hablar e identificarse con sus experiencias.

Vínculo

Vincularse durante la adolescencia puede ser una lucha, más allá de si tu hija adolescente fue adoptada recientemente o cuando era bebé y ahora está ejerciendo su independencia. Debido a que tu hija adoptiva podría sentirse aislada en su experiencia como una persona adoptada, señala las similitudes entre tú y ella. Según el Child Welfare Information Gateway, los niños adoptados disfrutan sintiendo como si fuesen similares en algunos aspectos. Si adoptaste a tu hija cuando era una adolescente, ten en cuenta que viene con muchos años de recuerdos detrás de ella. Reconoce y valida estos recuerdos, y sé consciente de que probablemente vaya a necesitar algún tipo de asesoramiento para ayudar a desarrollar un vínculo seguro contigo y otros miembros de su familia.

Disciplina

La disciplina con los hijos adoptivos deberá centrarse en la construcción de confianza a medida que corriges el comportamiento, especialmente en el caso de una adolescente adoptada recientemente, o una adolescente que vino de un pasado abusivo. Privar a tu hija de privilegios podría no ser eficaz e incluso puede ser peligroso si ya ha sufrido grandes privaciones antes de su adopción. Dr. Karyn Purvis, director de Desarrollo de la Niñez en la Universidad Cristiana de Texas, insta a los padres a considerar la disciplina mediante una estrategia de "tiempo dentro". Deja que tu hija pase un rato tranquilo cerca tuyo para reflexionar sobre su comportamiento. Durante los años de la adolescencia, este tiempo de silencio puede consistir en ir a caminar o doblar la ropa juntos. Una vez finalizado ese tiempo, permítele expresar sus sentimientos y discutan mejores formas de manejar el problema la próxima vez.

Dale una voz a tu hija

Tu hija adoptada podría recibir una gran cantidad de preguntas, quizás diariamente, sobre su adopción. Habla con ella sobre qué información le gustaría dar a conocer acerca de su adopción y a quién, haciéndole saber que está bien si ella no quiere compartir nada de eso. Ayúdala a llegar a las respuestas a las diferentes preguntas y comentarios y pensar a través de diferentes escenarios donde podrían surgir estas preguntas. Si lo hace, le da poder y ayuda a darle un sentido de independencia y control, ¿y qué adolescente no quiere eso?

Más galerías de fotos



Escrito por carly seifert | Traducido por natalia pérez