¿Cómo ayuda el complejo B a tu cuerpo?

El complejo B incluye ocho nutrientes: tiamina, o vitamina B-1; la riboflavina, o vitamina B-2; niacina, o vitamina B-3; ácido pantoténico o vitamina B-5; vitamina B-6 o ácido fólico, biotina y vitamina B-12. A diferencia de algunas vitaminas que se pueden almacenar para su uso futuro, como A y D, tu cuerpo no puede almacenar las vitaminas del complejo B, con la excepción de la vitamina B-12. Esto significa que cualquier exceso se disuelve en la orina. Como resultado de ello, necesitas un suministro diario del grupo B. Cada miembro de este grupo tiene su propio conjunto de funciones en tu cuerpo, pero también trabajan juntos para mantener tu salud.

Apoyo para tu metabolismo

Las vitaminas del complejo B juegan un papel importante en la conversión de nutrientes en energía, por lo que apoyan tu metabolismo celular. La riboflavina y niacina son componentes de dos coenzimas, FAD y NAD, respectivamente, que ayudan a tus células a producir ATP, la principal fuente de combustible para tus tejidos. La biotina activa las coenzimas necesarias para metabolizar las grasas, mientras que el ácido fólico ayuda a tu cuerpo a procesar los aminoácidos, los nutrientes que componen las proteínas. La tiamina también apoya tu metabolismo. Ayuda a tus células a metabolizar los aminoácidos, y también activa las coenzimas que las células necesitan para realizar el ciclo del ácido cítrico, que es una serie de reacciones químicas que producen ATP.

Función del sistema nervioso

El consumo de vitaminas del complejo B también ayuda a tu función cerebral adecuada. Tu cerebro utiliza las vitaminas B-5, B-6 y B-12 para hacer los neurotransmisores, una clase de productos químicos que transmiten información a las células vecinas. La niacina también ayuda a la salud de los nervios, y los bajos niveles de esta vitamina afectan negativamente a tu memoria y causan depresión. Además de sus otras funciones, la vitamina B-12 ayuda a mantener la mielina saludable, un componente esencial de las células nerviosas sanas. La deficiencia de vitamina B-12 a largo plazo provoca daño en los nervios.

Función de los glóbulos rojos

El complejo B también ayuda a mantener los glóbulos rojos, que tu cuerpo necesita para transportar oxígeno. Cada célula contiene miles de proteínas de hemoglobina y cada molécula tiene la capacidad de unirse al oxígeno que inhalas y liberarlo en los tejidos de todo tu cuerpo. Las vitaminas B-12 y B-6, ayudan a tu cuerpo a sintetizar el hierro hemo, el compuesto responsable de la función de la hemoglobina. La tiamina y la riboflavina también ayudan a activar las enzimas que se encuentran en los glóbulos rojos. El ácido fólico también juega un papel importante en el desarrollo de los glóbulos rojos. Los niveles bajos de ácido fólico causan anemia perniciosa, una enfermedad caracterizada por los glóbulos rojos anormalmente grandes, inmaduros y disfuncionales.

Otras funciones

El complejo B también afecta a otros aspectos de tu salud. Por ejemplo, la niacina y la vitamina B-12 controlan la actividad de los genes en tus células, que es un proceso importante para la prevención del cáncer. Algunas vitaminas del complejo B, especialmente B-12, B-6 y el ácido fólico, ayudan a reducir el nivel de un aminoácido tóxico llamado homocisteína. La vitamina B-5 ayuda en la síntesis de hormonas, por lo que beneficia a tu salud, ayudando a tu cuerpo a mantener un equilibrio hormonal saludable.

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por barbara obregon