Ayuda para la adicción al ejercicio

A menudo asociado con trastornos de la alimentación, la adicción al ejercicio se caracteriza por una necesidad compulsiva de hacer ejercicio que causa problemas físicos, sociales, laborales o educativos. Los factores de riesgo para el desarrollo de una adicción al ejercicio incluyen problemas de salud mental subyacentes y el deseo de conseguir un tipo de cuerpo ideal. Los atletas profesionales tienen un mayor riesgo de desarrollar una adicción. A menudo su entrenamiento comienza a un nivel saludable, pero su deseo de mejorar conduce a un entrenamiento excesivo.

Síntomas y señales de advertencia

No hay una cantidad exacta de tiempo de entrenamiento que defina la adicción al ejercicio. Más bien, el ejercicio se vuelve un problema cuando interfiere con las actividades diarias. La gente puede salir temprano del trabajo o evitar pasar tiempo con otras personas para hacer ejercicio. Los entrenamientos pueden ser excesivamente largos o tener lugar varias veces al día. El ejercicio compulsivo continúa a pesar de enfermedades o lesiones. La adicción al ejercicio provoca fatiga crónica y agotamiento. Las personas con una adicción al ejercicio a menudo se sienten culpables o ansiosas cuando no pueden ejercitarse.

Posibles riesgos y consecuencias

El ejercicio excesivo causa daño físico a los huesos, cartílagos, ligamentos, tendones y articulaciones. Los daños a largo plazo se producen cuando a las lesiones no se les da el tiempo de curación necesario. Los músculos se agotan por el exceso de ejercicio y la gente se vuelve más débil, especialmente si no están consumiendo suficientes calorías. El ejercicio excesivo añade estrés al corazón. Provoca desequilibrios hormonales en las mujeres y puede conducir a la osteoporosis.

Problemas de salud mental

Las personas adictas a hacer ejercicio a menudo lo hacen en un intento de regular sus emociones. El ejercicio compulsivo ayuda a algunas personas a sentir que tienen más en control de sus vidas. Otras personas practican ejercicio en exceso en un intento de controlar la depresión y la ansiedad subyacentes. Algunas personas pueden presentar también otros comportamientos compulsivos. La adicción al ejercicio a menudo se asocia con trastornos de la alimentación. Las personas pueden limitar su alimentación y desarrollar anorexia. También pueden utilizar el ejercicio como una forma de compensar los atracones.

Tratamiento

Consulta con un médico de atención primaria para determinar la mejor opción de tratamiento. Las personas con graves daños de salud física pueden requerir la hospitalización del paciente. Las clínicas de tratamiento intensivo ambulatorio ofrecen un tratamiento que dura varias horas por día y puede incluir una combinación de terapia individual, grupal y familiar. Las opciones de tratamiento para pacientes ambulatorios pueden incluir terapia individual o de grupo una o dos veces por semana. A las personas adictas al ejercicio les beneficia aprender maneras saludables para manejar los problemas emocionales subyacentes, así como hábitos alimenticios y de ejercicio saludables.

Más galerías de fotos



Escrito por amy morin | Traducido por tere colín