Avena y problema de tiroides

La tiroides es una glándula en forma de mariposa que se encuentra en el cuello. Aunque de tamaño pequeño, cumple un rol importante en tu bienestar produciendo hormonas que ayudan a regular tu metabolismo, nivel de energía, humor y temperatura corporal. Alrededor de una cada ocho mujeres entre los 35 y 65 años y una cada cinco mujeres mayores de 65 tienen una enfermedad en la tiroides, según la experta en salud femenina Dra. Christiane Northrup. Si se incorpora adecuadamente, la avena puede beneficiar a una dieta adecuada para la tiroides.

Beneficios

Como un cereal integral, la avena proporciona cantidades ricas de fibra, que puede ayudar a minimizar el estreñimiento asociado con el hipotiroidismo, o la tiroides hipoactiva. La avena también proporciona cantidades importantes de vitamina B y selenio, dos nutrientes importantes para el adecuado funcionamiento de la tiroides. Como un alimento bajo en glucemia, la avena tiene un impacto suave en el azúcar en sangre. Disminuir el impacto glucémico en tu dieta puede ayudar a restaurar los niveles saludables de hormonas, según la Dra. Christiane Northrup, y estimula el control del apetito, lo que puede aliviar el proceso de control del peso.

Posibles riesgos

Existe una fuerte relación entre la enfermedad tiroidea auto inmune, incluyendo las de Graves y Hashimoto, y la enfermedad celíaca, según un artículo de "Today's Dietitian" publicado en noviembre de 2010. La enfermedad celíaca es un desorden auto inmune del intestino delgado que interfiere con la absorción de nutrientes. El tratamiento de la enfermedad celíaca por lo general incluye una estricta prohibición del gluten, o proteína del trigo, cebada y centeno. Aunque la avena no contiene gluten naturalmente, la preparada comercialmente a menudo están contaminadas con cebada o trigo. Si tienes una enfermedad celíaca y consumes avena contaminada con granos con gluten, puedes experimentar dolor abdominal, gases, inflamación y diarrea.

Sugerencias

Si disfrutas y toleras bien la avena, incorpórala en una dieta nutritiva y balanceada, limitada en alimentos que interfieran con la función tiroidea. Estos alimentos, según el University of Maryland Medical Center, incluyen mijo, piñones, maníes, semillas de soja (soy beans), semillas de lino y crucíferas, como brócoli, repollitos de Bruselas (Brussels sprouts), repollo (cabbage), coliflor (cauliflower) y col rizada (kale). El tratamiento de una tiroides hiperactiva, o hipotiroidismo, por lo general implica una dieta alta en calorías. Para agregar calorías a la avena, prepárala con leche en lugar de agua y agrega una cobertura con muchas calorías, como frutos secos (nuts), mantequilla de almendras, semillas de lino y jarabe de arce púrpura. Si no toleras el gluten, escoge avena o productos de avena etiquetados como "sin gluten" para tener seguridad.

Otros alimentos que ayudan

Los alimentos ricos en fibras adicionales incluyen lentejas (lentils), frambuesas (raspberries), peras (pears), alcauciles (artichokes), guisantes (peas) verdes y otros granos integrales, como arroz integral y palomitas de maíz. Comer alimentos ricos en antioxidantes, como bayas, tomates, calabaza (squash) y pimientos morrones (bell peppers), pueden ayudar a controlar los síntomas de hipotiroidismos, según el UMMC. Como alimentos bajos en calorías, las frutas y vegetales también pueden ayudarte a mantenerte dentro de tus necesidades calóricas, al tiempo que controlas el exceso de peso. Los ácidos grasos omega 3, que son preponderantes en la nueces, semillas de lino, aceite de canola y pescados de agua fría, como el salmón,caballa y platija, pueden ayudar a reducir la inflamación y mejorar la función inmune.

Más galerías de fotos



Escrito por august mclaughlin | Traducido por maria eugenia gonzalez