La avena durante el embarazo

Un tazón de avena diaria hace una adición saludable a cualquier dieta. Sin embargo, la harina de avena es especialmente beneficiosa para las mujeres embarazadas. What to expect enumera como uno de los mejores 12 súper alimentos para las mujeres embarazadas, y la American Pregnancy Association enumera la avena como fuente superior de ácido fólico y hierro, que son los dos nutrientes esenciales en el período prenatal.

Ácido fólico

El ácido fólico previene los defectos de nacimiento como la espina bífida, una enfermedad que afecta la médula espinal, y la anencefalia, o subdesarrollo del cerebro. Por esta razón, la mayoría de los suplementos prenatales contienen algunos, si no es que todos los requerimientos diarios de ácido fólico. La avena es una fuente importante también. De acuerdo con Quaker Oats, sólo una porción de avena contiene 20 por ciento de la ingesta diaria recomendada para adultos no embarazadas. Como se ha señalado por el U.S. Department of Health and Human Services Center for Women's Health, las mujeres embarazadas, así como a todas las mujeres en edad fértil, deben asegurarse de obtener de 400 a 800 microgramos de ácido fólico cada día.

Hierro

El hierro también juega un papel clave en un embarazo saludable. Las mujeres embarazadas son más propensas a desarrollar anemia por deficiencia de hierro, una condición que resulta de la hemoglobina baja y causa fatiga extrema, irritabilidad e incluso depresión. Durante el embarazo, las mujeres necesitan aproximadamente 30 miligramos de hierro cada día, de acuerdo con la Cleveland Clinic. De acuerdo con Quaker, una porción de avena proporciona el 20 por ciento de la ingesta diaria recomendada de un adulto promedio de hierro. Comer frutas o beber un vaso de jugo con tu harina de avena, ya que la vitamina C aumenta la absorción del hierro.

Vitaminas B

El ácido fólico no es la única vitamina B que se encuentra en la harina de avena. La avena también contiene un 20 por ciento de la ingesta diaria recomendada de un adulto promedio de tiamina, riboflavina, niacina y vitamina B6. De acuerdo con el Oregon State University Linus Pauling Institute, la vitamina B6 se ha utilizado desde la década de 1940 para ayudar a aliviar las náuseas que a menudo se produce durante el embarazo, sobre todo en las primeras etapas. La riboflavina y la tiamina ayudan a mantener los niveles de energía, mientras que la niacina ayuda en la digestión saludable y a mantener la piel saludable durante tu embarazo.

Fibra

El estreñimiento es un síntoma común del embarazo. De acuerdo con la American Pregnancy Association, una de las causas más comunes del estreñimiento en el período prenatal es la falta de fibra en la dieta. La avena es una buena fuente de fibra, proporcionando 3 gramos de fibra soluble y 1 gramo de fibra insoluble por porción. Para aumentar el contenido de fibra aún más, añade una cucharada de salvado de trigo o algunas frutas altas en fibra como las bayas a tu plato de avena.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole crawford | Traducido por verónica sánchez fang