¿La avena combate el cáncer?

En 2007, 11,7 millones de estadounidenses sobrevivieron al cáncer, según The National Cancer Institute. Si bien las investigaciones no son concluyentes, existen evidencias de que comer avena en tu dieta regular puede combatir el cáncer. No es que lo prevenga por completo, pero agregar este alimento rico en fibras a tu dieta puede reducir tu riesgo de padecerlo.

La avena y los antioxidantes

Los antioxidantes, como los que se hallan en la avena, podrían ayudar a combatir el cáncer, así como también otras enfermedades, según el sitio web de la Clínica Mayo. Los antioxidantes neutralizan las toxinas de tu cuerpo que incrementan el riesgo de contraer cáncer, conocidas como radicales libres. Una de las mejores maneas de incluir antioxidantes en tu dieta es comer alimentos que sean ricos en ellos, ya que los estudios demuestran que los suplementos de antioxidantes podrían ser dañinos. La avena contiene un nivel de antioxidantes mayor que la mayoría de los demás cereales, haciendo que la avena sea una opción ideal.

La avena y la fibra

Hay solamente 2 gramos de fibra dietaria en una porción de 1/2 taza de avena seca. Numerosos estudios sugieren que hay una relación entre las dietas con alto contenido de fibra y luchar contra el cáncer rectal y de colon. Pero el sitio web de la Mayo Clinic advierte que los estudios han sido inconsistentes en cuanto a si es beneficioso. Algunos estudios sugieren una reducción en el cáncer de colon con dietas altas en fibras, otras mencionan que no hay ningún cambio y algunas un incremento en el riesgo.

Elegir tu avena

Hay diversos tipos de avena para comprar, desde la avena gruesa hasta la avena de cocción rápida o avena instantánea. La avena gruesa es avena que ha sido descascarada, cocida y limpiada; son masticables y llevan más tiempo de cocción que los demás tipos. Se la debe cortar en trozos pequeños para crear avena cortada, que se cocina más rápido pero retiene su consistencia gomosa. La avena gruesa también se puede cocinar al vapor y ser colocada en una prensa para obtener avena arrollada, a la antigua, que es más blanda y se cocina más rápido. La avena arrollada cortada en trozos más pequeños es la avena de cocción rápida, que tiene una consistencia cremosa. La avena molida puede usarse como harina de avena y el exterior molido de una avena produce salvado de avena rico en fibras. Las investigaciones son concluyentes en cuanto a qué tipo de avena es la mejor para combatir el cáncer. Selecciona la variedad que más te apetezca y desees comer frecuentemente. La avena a la antigua es la más versátil, ya que se la puede usar en la mayoría de las recetas y produce una avena gomosa pero blanda.

Incorpora avena a tu dieta

La avena es un ingrediente útil en muchos aspectos de la cocina y el horneado. Puedes cocinar una fuente de avena tradicional e incluir otros alimentos ricos en antioxidantes como frutos del bosque, frutas, nueces y chocolate en tu fuente para agregar ingredientes que combaten el cáncer. La avena es útil en galletas, pasteles, panes, cazuelas, budines, panqueques, tortillas y granola. Ademas, la avena arrollada y precocida puede comerse seca si no te gusta la consistencia de la avena cocida.Una porción de avena es de aproximadamente 40 gramos, o 1/2 taza, en promedio.

Consideraciones

Evitar el tabaco, comer una dieta sana, hacer ejercicios regularmente, evitar la exposición al sol sin protección e innecesaria y practicar sexo seguro puede reducir tu riesgo de contraer cáncer. Además, el sitio web de la Mayo Clinic escribe que hacerte análisis periódicamente y vacunarte contra la hepatitis B y el HPV puede combatir la enfermedad. Combinar estas medidas anti-cancerosas con alimentos ricos antioxidantes como la avena puede ayudar a prevenir el cáncer. Pero asegúrate de consultar con tu profesional médico para que te aconseje cómo combatir el cáncer. Él puede recomendarte cambios de alimentación y un estilo de vida personalizados para ayudarte a luchar contra la enfermedad.

Más galerías de fotos



Escrito por serena styles | Traducido por irene cudich