Aumento de peso a pesar de controlar la ingesta de alimentos y hacer ejercicio diario

Cualquier tipo de régimen llega a un punto en el cual no presenta un desafío y exige algún ajuste para mantenerte estimulado mental, emocional y físicamente. Mantener o perder peso no es diferente. Cuando la dieta y el ejercicio no son suficientes, quizás hayas llegado a la comúnmente conocida "meseta de pérdida de peso".

Definición

Una meseta en la pérdida de peso simplemente significa que tu cuerpo se ha ajustado a una cierta ingesta calórica y un cierto nivel de actividad ajustando su tasa metabólica acorde a ello. La pérdida de peso se estanca o frena e incluso puedes hasta aumentar algunas libras. Eso no invalida ninguno de tus esfuerzos, pero es un signo de que puede ser momento de volver a evaluar algunas cosas.

Dieta

¿Es posible que estés comiendo más de lo que deberías? Comenzar un diario de comidas y anotar todo lo que comes te puede ayudar a identificar lo que estás comiendo más de lo que piensas. ¿Estás seguro de que estás comiendo lo suficiente? Tienes que comer algunas calorías menos de lo que quemas para perder peso, pero comer demasiado poco en realidad también puede llevar a aumentar de peso. Según el sitio web de la Northwestern Health Sciences University comer muy poco detona un mecanismo de defensa de tu organismo contra el hambre, al que se hace referencia como "modo de supervivencia". Cuando el cuerpo está en ese modo, utiliza las proteínas como combustible en lugar de la grasa. Esta pérdida de proteínas y músculos hace que tu metabolismo sea más lento. Comer más hará reaccionar a tu metabolismo (y tu pérdida de peso), especialmente si has comenzado a hacer ejercicios o has aumentado la intensidad del mismo.

Ejercicio

Un régimen de entrenamiento que no te hace transpirar, significa que tu nivel de ejercicio está disminuyendo, pero también que es el momento de cambiar un poco las cosas. Los músculos que se adaptan a los mismos movimientos no trabajan tan duro y queman menos calorías. Agregar entrenamiento de peso a un entrenamiento cardiovascular es una buena forma de estimular tu metabolismo porque el entrenamiento con peso construye masa muscular y el músculo quema más calorías. Probar un ejercicio o una actividad deportiva, es otra forma de desafiar tus músculos y evitar que tu rutina se estanque.

Vuelve a examinar tus objetivos

No dejes que la meseta sea tu única medida de éxito. Concéntrate en otros puntos importantes como el aumento de energía y resistencia, los talles más pequeños y en que luces y te sientes mejor. Decide si el peso objetivo por el que estás luchando es realmente el que quieres tener. Cuando observas la fotografía más grande, quizás te des cuenta de que ya has llegado a tu objetivo.

No te rindas

Observa tu meseta de pérdida de peso como un descanso que se toma tu cuerpo para disfrutar de los cambios saludables que has hecho. Mantente motivado y vigila tu dieta y ejercicios, y romperás la meseta antes de que te des cuenta. Obsesionarse con las libras que no estás perdiendo sólo lleva a la frustración y al desaliento que te llevará a ir al refrigerador en busca de todos los alimentos equivocados (desentrañar todo tu duro trabajo).

Más galerías de fotos



Escrito por connie peete | Traducido por aldana avale