Cómo aumentar la proteína en la sangre

La proteína es un nutriente esencial que se encuentra en casi todas las células del cuerpo. En ausencia de la enfermedad renal, el aumento de la ingesta de proteínas puede ayudar a sanar la piel y lesiones musculares de la cirugía, la enfermedad o la actividad moderada. Cualquier persona con enfermedad renal deben hablar con su médico antes de aumentar la ingesta de proteínas, ya que la digestión de este macronutriente hace que los riñones tengan que trabajar un poco más duramente. El aumento de los niveles de proteína en tu sangre es tan fácil como comer más proteína, pero elegir el tipo correcto de proteína es vital para tu salud y bienestar general.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Averigua tus requisitos básicos de proteínas. Para el adulto sano promedio, la Harvard School of Public Health sugiere aproximadamente 0,8 g de proteína por kilogramo de peso corporal. Para llegar a este número, toma tu peso en libras, divide por 2,2 y multiplica por 0,8. El resultado es los gramos de proteína que el cuerpo necesita diariamente para funcionar.

  2. Adapta tu requerimiento de proteínas a tus necesidades individuales. Puedes hablar con tu médico si tienes cualquier pregunta, pero las personas con diabetes, enfermedad renal o enfermedad crónica deben discutir cambios en la dieta antes de hacerla. Por ejemplo, los atletas y las personas que tratan de perder peso pueden aumentar su ingesta diaria de proteínas para aumentar la masa muscular magra.

  3. Ten en cuenta tu dieta cuidadosamente. La mayoría de las proteínas en la dieta deben provenir de fuentes magras como pescado, pollo sin piel y frijoles (beans). Las proteínas no animales, como los frutos secos y las legumbres, proporcionan fibra, vitaminas y minerales, y son excelentes opciones de proteínas bajas en grasa. Los cortes de carne roja o carne de cerdo deben ser magros, elige cortes como solomillo y evita cortes como asado de rabadilla, que es concentrado en grasa saturada.

  4. Presenta a tu paladar otras fuentes de proteínas saludables, del tipo vegetal y de productos lácteos. Las proteínas de soja y tofu deben ser elegidas sobre la carne roja para la salud del corazón. El tofu firme puede ir a la parrilla y tendrá la consistencia de pollo húmedo. Las bebidas proteínicas a base de suero y la caseína, las proteínas de la leche, proporcionan toda la proteína de curación sin ninguna de las grasas de la leche.

  5. Disfruta de mariscos dos veces por semana. Los mariscos son una fuente rica en yodo de proteína magra, pero ten cuidado con el mercurio y los metales pesados. Una regla de oro, mientras más grande sea el pez, más viejo será, por lo que contendrá más contaminantes ambientales. Ten preferencia por las criaturas marinas más pequeñas, como los camarones, las almejas, el bagre y la platija, y evita los que generalmente son altos en toxinas, como la caballa y los filetes de atún importados.

Más galerías de fotos



Escrito por juliet wilkinson | Traducido por enrique alejandro bolaños flores