Aumentar de peso cuando inicias un nuevo programa de ejercicios

Después de una difícil semana en el gimnasio, puedes estar confiado cuando te subas a la balanza. Haz entrenado regularmente (corriendo, andando en bicicleta, nadando y levantando pesas). Tus prendas que quedan un poco más sueltas y luces mejor con tus vaqueros. Pero cuando miras los números en la balanza, te sorprender al ver que tu peso ha aumentado en lugar de bajar. No es raro subir de peso cuando comienzas una nueva rutina de ejercicio, pero no te desalientes.

Peso del agua

Cuando comienzas un programa de ejercicios, probablemente sudes más que lo normal. Para reponer los líquidos perdidos durante tus entrenamientos y aplacar tu sed, quizás bebas más agua de lo normal y esto se mostrará en tu balanza. Si también estás comienzo alimentos cargados de sodio, o eres una mujer que está cerca del momento de menstrual, quizás estés reteniendo líquidos. Además, si estás eligiendo gaseosas, jugos o bebidas deportivas de alto nivel calórico para hidratar tu cuerpo, estás agregando calorías extra innecesarias.

Masa muscular

Cuanto más ejercitas, más construyes y tonificas tus músculos. Incluso a medida que pierdes grasa, estás ganando músculo, que es más pesado que la grasa. Aunque tu cintura luce más recortada y tus pantalones te quedan más sueltos, la balanza puede mostrar un aumento de peso debido al aumento de masa muscular. No te impacientes o dejes esas pesas, porque estos músculos grandes te ayudarán a quemar más calorías, aumentando finalmente tu disminución de peso.

Aumento de apetito

Hacer una caminata o carrera larga, andar en bicicleta o patear en una clase de kickboxing significa que tu cuerpo está quemando su combustible (comida) más rápidamente que lo normal. Cuando gastamos más calorías, es normal sentirse hambriento a medida que haces más ejercicios. Quizás comas más para evitar el hambre y quizás te tienden más las comidas de alto contenido graso o los postres dulces porque te lo "mereces" después de tu entrenamiento. No exageres en las calorías o permitidos sólo porque está entrenando por que si no tus esfuerzos fallarán y volverás a aumentar de peso.

Sigue así

No dejes que ningún aumento de peso te desaliente mientras comienzas tu régimen de ejercicio. Ajusta tu dieta para acomodarla a tu aumento de actividad física. Come muchos alimentos de alto contenido de fibra (frutas y verduras y productos integrales) para ayudarte a sentirte lleno por más tiempo. Quédate satisfecho con bocadillos saludables frecuentes durante el día. Prueba un poco de granola baja en grasa con fruta fresca, rodajas de manzana con mantequilla de maní o masa de garbanzos con pan integral y palillos de zanahoria. Sigue bebiendo mucha agua y continúa con tu rutina. En poco tiempo, verás que esos números en la balanza comenzarán a caer.

Más galerías de fotos



Escrito por diana rodriguez | Traducido por aldana avale