Cómo aumentar el flujo de oxígeno a tu cerebro con el ejercicio

El cerebro necesita oxígeno para funcionar, y éste llega a tu cerebro a través de la sangre. El ejercicio regular puede aumentar tu suministro de "pequeños vasos sanguíneos que llevan sangre rica en oxígeno a la región del cerebro responsable del pensamiento", según lo señala Harvard Medical School; y el Franklin Institute agrega que caminar "aumenta la circulación de la sangre y el oxígeno así como la glucosa que llega a tu cerebro". Caminar proporciona un medio más eficaz para oxigenar el cerebro que un ejercicio vigoroso. En el ejercicio extenuante, los músculos requieren más oxígeno y glucosa, de modo que una cantidad menor se encuentra disponible en el cerebro. Sin embargo, la actividad física en general mejora el flujo sanguíneo al cerebro.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Programa una hora diaria para caminar. Muchas personas intentan ejercitarse más, pero luego no lo hacen. Listar tu compromiso de ejercicio en un calendario o planificador te ayuda conseguir el hábito de hacer tiempo para ejercitarte.

  2. Calienta para tu caminata caminando en el lugar o caminando lentamente para aumentar el flujo sanguíneo hacia el cerebro y los músculos. El calentamiento ayuda a preparar tu cuerpo para el ejercicio y reduce los riesgo de lesiones.

  3. Camina a un ritmo moderado. Si has estado sedentario, comienza tu programa de ejercicios con paseos. Disminuye el ritmo si empiezas a tener dificultades respiratorias. Tu cuerpo transporta oxígeno más eficientemente cuando trabajas con un flujo de aire, a un ritmo que te permite hablar cómodamente sin jadear. Si estás en condiciones, toma una caminata enérgica.

  4. Aumenta la longitud de tus caminatas para mejorar la eficiencia del flujo de sangre y el oxígeno por todo el cuerpo. Una caminata moderada aumenta la eficacia cardiovascular, la capacidad pulmonar y la circulación. La sangre rica en oxígeno de bombeo a través de tu cuerpo durante tu caminata aumenta el suministro de oxígeno al cerebro. Cuanto más ejercicio, más eficiente se convierte tu cuerpo en oxigenar tu cerebro.

  5. Practica yoga y otros ejercicios suaves que ayudan a profundizar la respiración, tal como el tai chi o el qi gong. Practicar regularmente mejora tu flexibilidad, equilibrio y consumo de oxígeno. Realiza estos ejercicios temprano en tu día para calentar y mejorar la concentración, y antes de acostarte para promover la relajación y el sueño reparador.

Consejos y advertencias

  • Incluye de 20 a 30 minutos al día de yoga u otro ejercicio para aumentar el oxígeno al cerebro y reducir el estrés, según lo sugiere el Wellness Center de University of Illinois.
  • Invierte en un par de zapatos deportivos de caminata con buen soporte que te queden bien. Camina al aire libre siempre que sea posible. Los ambientes naturales con árboles y plantas proporcionan un aire más limpio que las áreas llenas humo de automóviles.
  • Consulta con tu médico sobre cualquier preocupación médica y antes de iniciar un programa de ejercicios si estás fuera de forma, obeso, eres mayor de 35 o tiene antecedentes familiares de ataque al corazón o accidente cerebrovascular. Entre otras consecuencias negativas de la salud, el consumo de cigarrillo aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular y "reduce la cantidad de oxígeno que tu sangre transporta al cerebro", según lo denota el sitio web de womenshealth.gov.

Más galerías de fotos



Escrito por gryphon adams | Traducido por valeria garcia