Cómo aumentar la circulación del manguito rotador

El manguito rotador es el grupo de los pequeños músculos y tendones que mueven y estabilizan el brazo dentro de su cavidad. Debido a que el manguito rotador permite una amplia gama de movimientos del hombro, las lesiones son comunes. Las lesiones del manguito rotador causan debilidad y dolor, especialmente al levantar el brazo por encima del hombro. Para sanar, la sangre debe nutrir esta articulación con el oxígeno y los nutrientes y para rehabilitarla se requiere de terapias de circulación sanguínea para estimular el flujo de sangre hacia el área lesionada. Un calentamiento adecuado de los hombros para aumentar la circulación antes de hacer ejercicios también puede ayudar a prevenir problemas.

Reposo activo

Descansa el hombro durante cuatro o cinco días después de una lesión o hasta que la inflamación haya desaparecido. El descanso no significa inactividad estricta, sino un reposo activo. Introduce movimientos sin adicionar peso en tu rutina diaria, si el dolor lo permite y trata de no forzar el hombro. El reposo alivia la inflamación del hombro, y la actividad moderada promueve el continuo flujo de sangre al área lesionada. El movimiento suave del hombro evita la rigidez de la articulación, la atrofia de los músculos y el riesgo de desarrollar un hombro congelado.

Aplica calor

Si el hombro se inflama, evita aplicar calor, ya que aumenta la inflamación. Aplica hielo a tu hombro para reducir la inflamación. Cuatro o cinco días después de que la lesión o la inflamación ha disminuido, aplica calor sobre tu hombro para aumentar la circulación sanguínea. Aplica calor húmedo, si es posible, incluye baños de vapor, duchas con agua caliente, una toalla húmeda caliente, bolsa de agua caliente o una almohadilla térmica. Además de aumentar la circulación en la zona, el calor puede aliviar los espasmos y la opresión en el músculo. Como tratamiento preventivo, aplica calor en tu hombro antes de hacer ejercicio.

Masajes

La terapia con masajes puede ayudarte a aliviar el dolor y la rigidez relacionados con una tendinitis del manguito rotador. Los masajes en el tejido profundo estimula el flujo sanguíneo a la zona por la liberación de la tensión en los músculos que de otro modo bloquearían el flujo de sangre. El masaje también relaja los espasmos musculares para ayudarte aún más con tu recuperación. Incluye masajes regularmente en tu programa de entrenamiento para evitar lesiones.

Movimiento

A medida que tu lesión continúa sanando, introduce más y más movimientos en tu programa de tratamiento. Trabajar hasta el límite de tu dolor y amplitud de movimiento, aumentando el alcance de tus movimientos a medida que el rango de movimiento aumenta y tu dolor disminuye. En situaciones en las que tu hombro debe permanecer inmóvil durante períodos prolongados, muévelo periódicamente para asegurarte de recibir el suministro de sangre adecuado.

Estirar

De la misma manera que el masaje y el movimiento estimulan el flujo de sangre, los estiramientos aumentan la circulación. Los músculos contraídos bloquean el flujo sanguíneo. El estiramiento moderado permite que la sangre vuelva a entrar en la zona. Nunca hagas rebotar o fuerces el hombro durante en estiramiento, pero muévelo hasta llegar a tu límite de movimiento, a continuación, mantén la posición durante 20 a 30 segundos. Si te recuperas de una lesión, elonga sólo hasta el punto de dolor.

Más galerías de fotos



Escrito por kristin shea | Traducido por priscila caminer