Cómo aumentar el apetito de tu bebé

A medida que la tasa de crecimiento se ralentiza y la necesidad de independencia comienza a surgir, muchos niños pequeños tienen un apetito bajo y se vuelven más caprichosos. Esta es una etapa normal del desarrollo que la mayoría de los niños superan con el tiempo. Los padres no tienen que estar demasiado preocupados siempre que sus hijos estén sanos, crezcan de manera normal y tengan un montón de energía. Sin embargo, si los caprichosos hábitos alimenticios de tu hijo le impiden obtener suficientes nutrientes para el crecimiento o si parece estar enfermo, debes hablar con tu pediatra.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Los niños son buenos aprendices y les encanta copiar a sus padres. Dales un buen ejemplo a tus niños al consumir una variedad de alimentos con ellos y hacerles ver que los disfrutas. Muéstrales tu disposición a probar nuevos alimentos y desalienta los comentarios negativos acerca de los alimentos.

  2. Permite que ellos participen en la planeación, compra y preparación de alimentos. Puedes usar estas oportunidades para enseñarles acerca de la nutrición y conocer sus preferencias alimentarias. Los niños pequeños podrían estar más dispuestos a comer los alimentos que ayudan a preparar.

  3. Comienza con pequeñas porciones y espera a que pidan más alimentos. El exceso de comida en su plato podría abrumarlos. Si no pueden terminar su comida, eso está bien. Los niños por lo general dejan de comer cuando están llenos. Nunca lo fuerces a terminar su plato. Pueden asociar comer con estrés, y obligarlos a comer puede sobrealimentarlos.

  4. Ofrece una variedad de alimentos y ofrece nuevos alimentos de uno en uno. Si rechazan un elemento, sigue ofreciéndoles el alimento en otro momento un total de diez veces. Evita ofrecer alimentos cuando están de mal humor o cansados.

  5. Dales suficiente tiempo para disfrutar de la comida, pero no demasiado tiempo para que puedan comenzar a sentirse aburridos o perder el interés. Cerca de 20 a 30 minutos por comida es adecuado.

  6. Dales sus propios utensilios para fomentar la autoalimentación o dales bocadillos para comer con la mano. A los niños por lo general les gusta alimentarse.

  7. Sigue un horario de comida y merienda regular, no demasiado juntas. Planea 3 comidas y 1-2 meriendas al día, ya que los niños pequeños no pueden comer lo suficiente en una comida para mantenerse llenos hasta la siguiente.

  8. Haz que el tiempo de comida sea divertido y agradable. Coman juntos en familia y enfóquense en la comida y en cada uno. Involucra a tus niños en una conversación acerca de cosas alegres y divertidas.

  9. Intenta utilizar moldes de galletas para hacer formas diferentes de comida para hacer la hora de comer más divertida. Anima a tu hijo a inventar un nombre para una comida y ayudar a preparar los nuevos snacks.

Más galerías de fotos



Escrito por pik ho | Traducido por eva ortiz