¿Por qué aumenta la temperatura corporal durante el ejercicio?

El ejercicio vigoroso aumenta la producción de calor de tu cuerpo y puede aumentar tu temperatura corporal en varios grados. El esfuerzo de tus músculos causa el aumento en la producción de calor, pero la capacidad de tu cuerpo para retener o disipar el calor y el entorno externo también juegan un papel importante en cómo aumenta tu temperatura corporal durante tu entrenamiento.

Producción de calor muscular

Para funcionar, los músculos necesitan energía, la cual obtienen por la quema de combustibles como grasas y carbohidratos en una serie de reacciones químicas que producen calor. A medida que los músculos se calientan durante el entrenamiento, la sangre que circula a través de los músculos también se calienta, produciendo un aumento de la temperatura basal. La cantidad de calor que producen tus músculos se relaciona con la dosis de trabajo que realizan. Entre más intenso sea el entrenamiento, más calor se producirá. Durante entrenamientos muy vigorosos, la producción de calor muscular puede aumentar de 15 a 20 veces por encima de los niveles de reposo.

Termorregulación

Qué tan alto se elveva tu temperatura durante el entrenamiento no sólo depende de la cantidad de calor que producen tus músculos, sino también de la rapidez con que tu cuerpo pierde calor. En condiciones de frío, el cuerpo pierde calor rápidamente. En un clima caliente y húmedo, el cuerpo es menos capaz de disipar el exceso de calor, incrementando el riesgo de sobrecalentamiento. Un aumento de la temperatura interna por encima de 104 grados Fahrenheit puede causar un golpe de calor potencialmente mortal, por lo que tu cuerpo tiene una serie de mecanismos para mantener su temperatura dentro de límites bastante estrechos, incluso durante un entrenamiento intenso.

Pérdida de calor

A medida que aumenta la temperatura del cuerpo durante el entrenamiento, la sangre se desvía lejos de tu interior hacia la piel, lo que permite que esta irradie más calor, reduciendo tu temperatura. La sudoración también ayuda a refrescarse. Como el sudor se evapora, se lleva el exceso de calor. Ya que menos sudor se evapora cuando la humedad ambiental es alta, es más probable que te sobrecalientes en un clima húmedo que en uno seco. A medida que te acostumbres al entrenamiento, la capacidad de tu cuerpo para disipar el calor aumenta, un proceso denominado aclimatación. Comienzas a sudar antes en tu entrenamiento y a una temperatura inferior.

Enfermedad de calor

Si tu temperatura corporal sube por encima de 104 grados Fahrenheit, estás en riesgo de sufrir un golpe de calor, una afección potencialmente mortal que daña varios sistemas del cuerpo. Para evitar el riesgo de enfermedades relacionadas con el calor durante el ejercicio, el Colegio Americano de Medicina Deportiva recomienda evitar el ejercicio extenuante en clima cálido y húmedo, usar ropa liviana y evitar la deshidratación bebiendo suficientes líquidos antes y durante el entrenamiento. La deshidratación aumenta considerablemente el riesgo de enfermedades relacionadas al calor.

Más galerías de fotos



Escrito por joe miller | Traducido por luis manuel montoya