¿El ajo aumenta los estrógenos?

No es probable que el ajo aumente el estrógeno. De hecho, ni siquiera parece alterar los niveles hormonales para nada. Sin embargo, esto no significa que el ajo no sea beneficioso para tu salud. Los estudios sugieren que el ajo puede retardar el progreso de enfermedades cardiovasculares, nivelar los niveles de colesterol, bajar la presión arterial e incluso luchar contra el cáncer, particularmente cuando se trata de cánceres sensibles a las hormonas tales como el de los senos o la próstata. Habla con tu médico antes de utilizar el ajo como un tratamiento para alguna condición médica.

Evidencia

Un estudio publicado en marzo de 2001, "Journal Nutrition" descubrió que el ajo y sus compuestos derivados pueden alterar el metabolismo de los estrógenos. Parece que los sulfuros en el ajo disminuyen la capacidad de respuesta a los tejidos receptivos a las hormonas. Con el tiempo, esto puede inhibir potencialmente el desarrollo de cánceres sensibles a las hormonas tales como el de seno. Sin embargo, estos sulfuros no disminuyen, ni incrementan el nivel de estrógenos en el organismo; sino que estos afectan únicamente el rango en el que se metaboliza por el tejido corporal. El ajo también parece tener el mismo efecto en el metabolismo de la testosterona, posiblemente beneficioso para el tratamiento del cáncer de próstata.

Dosis

Al igual que con un suplemento dietético, la Food and Drug Administration no regula el ajo de la misma forma como lo hace con los medicamentos recetados o de venta libre, así que la dosis puede variar dependiendo de la marca. Sin embargo, las dosis terapéuticas normalmente establecen una dosis de 600 a 1.200 mg diarios, según el University of Maryland Medical Center. Habla con tu doctor para determinar si el ajo puede beneficiarte.

Efectos secundarios

Aunque en general al ajo se le considera seguro, tiene efectos secundarios potenciales, en especial cuando se toma como suplemento. Es probable experimentar náuseas, hinchazón, mal aliento y olor corporal. También se han reportado dolores de cabeza, mareos, fatiga, pérdida del apetito, dolores musculares, pero estos efectos son raros. El ajo puede actuar de manera adversa con los medicamentos antiplaquetarios y anticoagulantes, advierte el University of Maryland Medical Center.

Recomendación

Si tus niveles de estrógenos son bajos, es esencial hacerte un diagnóstico adecuado para el tratamiento. Los estrógenos pueden disminuir por diversas razones, incluyendo la perimenopausia, el síndrome de ovario poliquístico y la insuficiencia ovárica prematura, por nombrar algunos. Los profesionales médicos pueden recomendar diversas terapias para elevar los niveles de estrógenos a un rango saludable.

Más galerías de fotos



Escrito por dana severson | Traducido por mayra nava