La auditoría del cuerpo: exámenes médicos que deben realizarse las mujeres de 30 años

Si durante esta década estás en el modo tener niños, es probable que te sientas un poco cansada y aguijoneada entre los indicadores de ovulación, las pruebas de embarazo y todos los controles que debes hacerte durante las 40 semanas que pasas gestando un bebé. Si estás concentrada en tu carrera, es probable que al mediodía comas lo que encuentras en la máquina expendedora y a menudo no tengas la energía necesaria para una vuelta saludable por el supermercado. ¿Y qué fue de aquel metabolismo natural del que disfrutabas 10 años atrás? Si estás pensando: "Está bien, veo a mi ginecólogo/obstetra todos los años", piensa de nuevo; demasiadas mujeres relegan su salud general mientras se concentran solamente en la parte femenina de la salud, sin mencionar a su familia. Pero esta es la década donde los problemas de salud que pasabas por alto a los 20 años comiencen a asomarse a tu cabeza. "Estadísticamente, las mujeres de 30 y pico de años no sufren ataques cardíacos ni cerebrales, pero este es el momento de ser proactivas sobre los comportamientos que impactan positivamente en tu salud", dice la Dra. Dana Simpler, una médica de atención primaria del Mercy Medical Center de Baltimore. Mantén tu peso controlado, no fumes, haz ejercicio y trata de dormir lo suficiente. He aquí otras cosas que debes saber:

Análisis de colesterol

La American Heart Association recomienda un análisis de lipoproteíanas en ayunas a partir de los 20 años, pero como muy pocos lo hacen, hazlo ahora y de esa forma tendrás una cifra de referencia para más adelante.

Ten en cuenta que el colesterol no es una enfermedad o una patología; es un factor que puede indicar tu riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca. A lo que debes apuntar es no sólo a mantener bajo tu LDL (100 mg/dl es óptimo) sino a ir aumentando poco a poco tu HDL. Aquí lo óptimo es más de 60 mg/dl, según los estándares de la AHA. El número total debe apuntar a 200 mg/dl o menos; un resultado por encima de 240 mg/dl es considerado alto.

El valor de triglicéridos, el tipo más común de grasas en tu cuerpo, es un número clave; un aumento por encima de 150 mg/dl debería enviarte una señal de alerta roja, ya que un nivel alto de triglicéridos combinado con HDL bajo o LDL alto podría acelerar la aterosclerosis, la acumulación de depósitos de grasa en las paredes de las arterias, aumentando tu riesgo de sufrir un ataque cardíaco o cerebral.

Lo ideal sería repetir este análisis cada cinco años y más seguido si tienes antecedentes familiares de enfermedad cardíaca, fumas, tienes sobrepeso o eres obeso.

Examen de la piel

Si durante el verano pasas tiempo en la playa con la única protección de un bikini, o en cualquier momento del año en una cama de bronceado, acude a un dermatólogo para que te realice un examen de la piel de todo el cuerpo para tenerlo como referencia. El médico te examinará todas las pecas o lunares y realizará una biopsia o extirpará aquellos que luzcan sospechosos.

La American Academy of Dermatology establece un enfoque ABCDE para evaluar los lunares del cuerpo que requieren un control médico: A de asimetría, B de sangrado (bleeding), C de cambio de color, D de diámetro (mayor a 6 mm) y E de evolución. Las mujeres de piel clara tienen más riesgo de padecer cáncer de piel que las que tienen piel más oscura. Quienes hayan sufrido quemaduras solares con ampollas antes de los 18 años y quienes tengan miembros de su familia que hayan recibido el diagnóstico de melanoma, presentan mayor riesgo de padecer cáncer de piel.

No ignores esto: según afirman los Centers for Disease Control and Prevention, las tasas de melanoma en las mujeres aumentaron significativamente entre 1999 y 2008.

Chequeo de tiroides

Si te sientes constantemente agotada no asumas que es por los niños, tu jefe, tu marido o las tareas del hogar. Los problemas de tiroides normalmente aparecen más tarde en la vida, y a veces son desencadenados por haber tenido un bebé, según Simpler, y pueden sembrar el caos en tus niveles de energía.

El análisis de tiroides que se establece como estándar de oro es el análisis de TSH, u hormona estimulante de la tiroides, que detecta el hipertiroidismo, una tiroides hiperfuncionante, que causa insomnio y pérdida de peso; o el hipotiroidismo, una tiroides hipofuncionante, que produce lentitud y aumento de peso. Los análisis de tiroides también pueden revelar una patología autoinmune como la enfermedad de Graves. Hazte chequeos si tienes síntomas como cambios de humor sin razón aparente, cambios en el peso, los hábitos de sueño o los niveles de colesterol.

Presión arterial

Cada vez que vas al médico éste te revisa la presión con el conocido manguito, pero ahora es tiempo de comenzar a prestar más atención, especialmente si tienes algún factor de riesgo de enfermedad cardíaca o ataque cerebral (antecedentes familiares, sobrepeso o tabaquismo).

Valores por los que hay que preocuparse: una presión sistólica o valor más alto entre 120 y 139 y una presión diastólica o valor más bajo entre 80 y 90, te colocan en un estado prehipertensivo, según la American Heart Association. La hipertensión (presión arterial alta) está definida por un valor de 140/90 o más.

Foto: Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por denise schipani
Traducido por paula santa cruz