La auditoría del cuerpo: Exámenes médicos que los hombres en sus 40 deberían realizar

"¡Este es el momento en que las ruedas comienzan a salirse del vagón!", dice el Dr. David K. Spindell, un practicante de medicina interna y vicepresidente de la división de asuntos médicos en Abbott Diagnostics, y si ya te encuentras en esta década sabes a lo que se refiere. Aunque aún te encuentres en forma, no te recuperas tan rápidamente después de, digamos, un domingo mirando un partido de football con un balde gigante de alitas de pollo o un juego de tenis de fin de semana. Si has aumentado de peso y has dejado de lado el ejercicio, es momento de volver a la rutina porque el riesgo de condiciones, incluyendo la diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas, apoplejías y cáncer aumenta en esta década. La mayoría de los médicos de atención primaria alientan los exámenes físicos anuales para los hombres en sus 40, ya que cualquier problema que se detecte temprano es más fácil de tratar. Además debes tener en cuenta tu historia familiar, y basar decisiones de exámenes y cuidado preventivos en eso, dice el Dr. Gary Rogg, un interno en Montefiore Medical Center en Bronx, New York. Tomemos el cáncer de próstata como ejemplo. La American Cancer Society recomienda un examen inicial a los 50 años de edad. Pero si tu padre contrajo esta enfermedad antes de los 65, o si eres de descendencia africana, deberías comenzar con los exámenes (un análisis de sangre para un antígeno específico de la próstata) en esta década, dice Rogg. De otro modo, lo mejor que puedes hacer para mantenerte saludable es controlar tus hábitos alimenticios y realizar exámenes médicos anuales, especialmente el examen de colesterol que probablemente hayas evitado con anterioridad.

Examen ocular

Si ya utilizas anteojos, controla tu visión regularmente. La American Academy of Ophtalmology recomienda que quienes nunca han pasado por un examen ocular completo deberían hacerlo ahora, porque los signos tempranos de ciertos problemas oculares relacionados a la edad (cataratas, glaucoma, retinopatía diabética, degeneración macular) pueden estar apareciendo sin ningún síntoma. Visita a un oftalmólogo para un examen básico, el cual incluirá una prueba de presión ocular, dilatación de pupilas para que el médico pueda ver tu retina y nervio óptico y una prueba de agudeza visual.

Mientras tanto, si te encuentras sosteniendo las páginas de una revista de deportes o tu teléfono a un brazo de distancia, es probable que tengas presbicia, una pérdida de foco normal relacionado con la mediana edad, también conocida como síndrome del brazo corto. Pídele una prescripción actualizada a tu médico o, si no utilizas anteojos de prescripción, un par de anteojos de la farmacia servirá.

Prueba de presión sanguínea

En cualquier momento que visites a tu médico te realizará una prueba de presión sanguínea. Pero los 40 son un buen momento para manejar esos números, ya que la presión sanguínea alta es un fuerte indicador de un mayor riesgo de enfermedades cardíacas y apoplejías, especialmente si hay otros factores de riesgo, como el sobrepeso o si la persona es fumadora, dice Rogg. Los números que deberían preocuparte son: una lectura sistólica o máxima de entre 120 y 139 y una diastólica o mínima de entre 80 y 89, éstas te colocan en un estado prehipertensivo, según la American Heart Association. La hipertensión se define por una presión sanguínea de 140/90 o mayor.

Examen de azúcar en sangre/diabetes

Las estadísticas de los Centers for Disease and Prevention muestran que más de un tercio de los adultos que viven en los Estados Unidos son considerados obesos, por lo tanto no es de extrañar que la diabetes tipo 2, antes llamada diabetes adulta, cause una preocupación creciente de salud, por lo cual descubrir si estás en peligro de desarrollar diabetes es crítico. Si crees que ser delgado te protege de esta enfermedad, estás equivocado.

La American Diabetes Association recomienda que al llegar a los 45 años los hombres se hagan exámenes para la diabetes tipo 2, comúnmente con una prueba de glucosa en sangre en ayuno. Un nivel normal es debajo de 100 mg/dl. Si tus números se encuentran entre 100 y 125 mg/dl, eres considerado prediabético y debes tomarlo como un llamado de alerta. Según la ADA, rebajar algunas libras (el 7% de tu peso corporal) puede volver a colocarte en la zona segura, pero habla con tu médico acerca de otras modificaciones en tu estilo de vida. Si tu examen FPG es de 126 mg/dl o mayor, tienes diabetes, una condición que se vuelve crónica y a veces mortal.

Un examen de diabetes más preciso es la prueba A1C de hemoglobina. Mientras que la prueba de sangre en ayuno captura un momento en el tiempo, la A1C observa las proteínas en sangre que cambian en presencia de demasiado azúcar sanguíneo y le da a tu profesional de la salud un indicador de tu nivel de glucosa en sangre en un período de entre tres y cuatro meses. Una A1C en 5,6 por ciento, el porcentaje de azúcar en tu sangre, es normal; el rango prediabético se encuentra entre 5,7 y 6,4 por ciento. Cualquier cosa sobre eso indica diabetes.

Foto: Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por denise schipani
Traducido por ana grasso