La auditoría del cuerpo: pruebas médicas que los hombres de 20 años se deben hacer

Los hombres jóvenes gozan de buena salud, en general.

Amigo, tú sí que estás a cuerpo de rey. Los hombres jóvenes (así como las mujeres jóvenes que ellos buscan) tienen el tiempo y, casi todos, la salud de su lado. Pero no tomes otra cerveza ni ataques otro restaurante de comida rápida por el momento; es realmente ahora cuando debes tener el control de tu salud para no enfrentarte a los 40 años con un neumático alrededor de tu cintura y un montón de frascos de píldoras en el baño. Aunque probablemente no necesites exámenes regulares anuales, no es mala idea buscar un médico de tu agrado y comenzar con al menos un chequeo completo, incluyendo la altura, el peso y la presión arterial. Un buen interno también escuchará tu corazón, tus pulmones y las arterias carótidas, para descartar la existencia de cualquier anormalidad; hará una revisión general de tu piel en busca de lunares sospechosos; observará tu boca, tus oídos y tus ojos, y revisará tus nódulos linfáticos y tu abdomen para detectar si tienes algún bulto o protuberancia. Asegúrate de hablar sobre distintos aspectos de tu estilo de vida, como el hábito de fumar, los ejercicios físicos y el peso, de forma honesta y abierta, tal como lo señala el Dr. David K. Spindell, médico interno y vice presidente del departamento de asuntos médicos en Abbott Diagnostics. También menciona cualquier enfermedad o afección que haya en tu familia para que el profesional tenga una visión realista de tu historia clínica. Para tener todo claro y organizado, aquí está lo que tienes que hacer:

Auto examen testicular

¿Qué? ¿Nunca los tocaste antes? Bromas aparte, es necesario que sepas cómo se sienten normalmente y ahora es un buen momento. Quizás te sorprendas al averiguar que el riesgo de cáncer testicular en realidad llega al máximo a tus 20 años, según señala el Dr. Gary Rogg, interno del Monterfiore Medical Center en Bronx, Nueva York.

"Es sabio hacerse un auto examen mensualmente", dice Rogg, pero habla primero con tu médico para tener una idea de lo que estás buscando. "La mayoría de los hombres no lo saben, lo que puede llevar a mucha ansiedad y un análisis innecesario", agrega el Dr. Spindell.

Vacuna de refuerzo

Probablemente necesites algunos pinchazos en el brazo (o en la nalga) en esta década, en parte porque algunas de las vacunas de inmunidad de la niñez han caducado, y en parte para adecuarlas con tu estilo de vida. Ponte un refuerzo de tétanos y solicita una vacuna Tdap (tétanos, difteria y tos ferina acelular) que también incluye una vacuna contra la difteria. "Si viajas, date la vacuna para la hepatitis A y, si no te la aplicaron cuando eras pequeño, también necesitarás la de la Hepatitis B", señala el Dr. Spindell. Finalmente, si aún estás en la universidad o en el servicio militar asegúrate de estar vacunado contra la meningitis.

Análisis de STD (Sexually Transmitted Disease, enfermedad de transmisión sexual), incluyendo VIH

Centers for Disease Control (CDC) recomienda que todos se hagan un análisis de VIH al menos una vez, pero definitivamente debes hacerte este análisis si has mantenido relaciones sexuales sin protección con muchas parejas, si has tenido sexo con hombres, si te has inyectado drogas o simplemente para estar seguro. En general con las SDT, los hombres tienen una ligera ventaja con respecto a las mujeres (si lo puedes llamar así) porque si contraes una SDT como gonorrea, los síntomas lo delatan, así que el tratamiento, sin demasiados análisis, es el nombre del juego.

Foto: Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por denise schipani
Traducido por aldana avale