Atuendos apropiados para enseñar

Para los maestros, vestirse para el éxito significa ser un modelo a seguir, puro y simple. Los niños más jóvenes necesitan ver a su maestro como conocedor y una persona accesible. Los adolescentes necesitan ver a sus maestros como figuras de autoridad respetadas, no como amigos. Los maestros nuevos o muy jóvenes quizá necesiten hacer un punto con sus alumnos y padres de que en realidad son maestros y no estudiantes. La ropa envía un mensaje y los maestros necesitan asegurarse de que sea el correcto.

Códigos de vestimenta


Los atuendos coordinados lucen profesionales, son cómodos y agregan versatilidad a tu guardarropa.

Los tatuajes, perforaciones o las blusas que dejan todo expuesto. Las sandalias, pantalones de ejercicio o incluso ¡Dios nos libre! pantalones de pijama. Si los estudiantes no pueden utilizarlos quizá no les guste la idea de que el maestro lo haga. Algunos distritos escolares han decidido aclarar el código de vestimenta de los maestros. En el 2009, los investigadores de Southern Illinois University en Carbondale, estudiaron los códigos de vestimenta y encontraron que el 90 por ciento de las escuelas que estudiaron los tienen pero la mayoría son vagos, refiriéndose solamente al profesionalismo. Sin embargo, aunque sean difíciles de definir, sin los códigos, los investigadores concluyeron que un maestro no podría mantener la disciplina en la clase.

¿Qué es profesionalismo?


Los básicos en blanco y negro lucen autoritarios y formales.

La ropa formal o casual para trabajar quizá sea un buen punto de comienzo, pero los maestros tienen necesidades en particular. Por ejemplo, los maestros de preescolar y jardín de infancia necesitan ropa que soporte la pintura, crayones y los dedos pegajosos de los niños. Todos los maestros necesitan estar de pie casi todo el día, así que los zapatos cómodos son esenciales. Y no olvides que 20 o 30 pares de ojos estarán observándote todo el día, todos los días. "Los maestros que insisten en el individualismo extremo en su apariencia a menudo se encuentran como un objetivo de comentarios desagradables de sus estudiantes y colegas" comenta Julia G. Thompson en "First Year Teacher's Survival Guide". Si te vistes en la oscuridad una mañana y accidentalmente te pones un zapato negro y otro marrón, tus estudiantes contarán historias de tu fallo en la moda décadas después en sus reuniones escolares.

Las transformaciones

Con los retos de los guardarropas de los maestros en mente, Denver Post en agosto de 2012, seleccionó varios maestros para hacerles transformaciones de ropa que fueran para utilizar dentro de la clase y económicas. Los expertos aconsejaron a los maestros empezar con unos básicos del guardarropa en colores neutrales, posiblemente tu color de cabello, cuatro pares de pantalones para hombre y dos pares de pantalones y dos faldas para mujer. Luego, agregaron blusas que favorecían el color de la piel y de los ojos. Agrega accesorios y utiliza colores para dar un toque. Presta atención al ajuste de la ropa y busca telas que sean fáciles de cuidar y que tengan un poco de estiramiento, así puedes moverte durante todo el día.

Espacio para el debate


¿La entrenadora personal Jillian Michaels luce muy casual? La mayoría de las escuelas dirían no a las sandalias y los jeans azules son tema de debate.

La mayoría de los códigos de vestimenta de los maestros dejan bastante espacio para que los maestros se vistan de manera formal o que se vistan para adaptarse a su estilo. El blog de moda "Real Men Real Style" argumenta que la vestimenta formal "va más allá de las blusas formales y los pantalones", dicho esto "una chaqueta no es de mayor relevancia, pero aún así presenta una actitud más respetuosa en una clase". Pero en Santa Ana California, un código de vestimenta de un maestro requería corbatas para los hombres y tacones altos y calcetas para las mujeres, el cual era ignorado y luego fue modificado. Los jeans azules todavía están sujetos a debate en algunos distritos.

Más galerías de fotos



Escrito por bonny brown jones | Traducido por alejandra rojas