Atravesar los tiempos difíciles con un muchacho adolescente

Los adolescentes a menudo tienen dificultades en tiempos difíciles. Ya sea en la escuela o en el hogar, con sus amigos o compañeros de equipo, los chicos adolescentes pueden encontrarse relaciones o situaciones desafiantes. Guiar a un muchacho adolescente en tiempos difíciles puede ser muy diferente que ayudar a una niña con sus emociones. Los muchachos adolescentes tienden a ser menos demostrativos con sus afectos y lo mismo se puede decir cuando tienen que pedir ayuda. Tomar las señales de las palabras de tu hijo y del lenguaje corporal te ayudará a comenzar a ver lo que él necesita de ti.

Comprender a los chicos adolescentes

La comprensión de tu hijo adolescente y su actual etapa de desarrollo puede ser la mejor manera de comenzar a ayudarlo cuando atraviesa por un momento difícil. La pubertad es un momento emotivo de cambio para las niñas y los niños, a pesar de que los sentimientos y las acciones de los chicos pueden no mostrar tanta emoción. Todos los niños se desarrollan a ritmos diferentes. Algunos chicos se interesan en las niñas a los 10 años de edad, mientras que otros no tienen su primer amor hasta los 12 años. Durante la pubertad, los niños que por lo demás son comunicativos pueden ser menos propensos a hablar con sus padres y otros pueden ser menos seguros de sí mismos y buscar consejos regularmente. Obtener los elementos básicos de lo que se puede esperar de los libros sobre la crianza de los niños es un buen lugar para comenzar. "Boys of Few Words: Raising Our Sons to Communicate and Connect", de Adam J. Cox, "Raising Cain: Protecting the Emotional Life of Boys", por Teresa Barker, y "Bringing Up Boys", de James C. Dobson, pueden ayudarte a entender a tu hijo que crece y sus necesidades cambiantes. Considera la posibilidad de hablar con tu pediatra o con otros expertos de confianza en el desarrollo de los adolescentes y la psicología para ayudar a prepararte para sus altibajos emocionales.

Prepárate para la rebelión

Una de las áreas que la mayoría de los padres encuentran difícil es el de la rebelión adolescente. Una rebelión en la mayoría de los adolescentes, ya sean niños o niñas, es generalmente el resultado de una lucha por la independencia. Los niños pueden rebelarse al encontrar maneras de moverse por las reglas de la casa o al pasar el rato con amigos cuestionables. Este tipo de tiempo difícil para los chicos adolescentes es normal, aunque puede ser frustrante. Una manera de hacer frente a la necesidad de independencia de tu hijo adolescente es encontrar formas para darle más responsabilidad antes de que comience actuar con rebeldía. Satisfacer su creciente necesidad de independencia, mostrándole tu confianza le ayuda a construir su autoestima y canaliza su necesidad de crecer de manera positiva. Trata de recordar que esa rebelión, aunque sea difícil de tratar algunas veces, muestra que tu hijo está aprendiendo a tomar sus propias decisiones y que está encarando la adultez.

Mantener los límites

Los muchachos adolescentes a menudo luchan con la presión social en el ámbito de las drogas y el alcohol. Ver a tu hijo aparentemente tirando su vida por la borda es una lucha difícil y que necesita un plan de acción firme. Tratar de controlar a tu hijo adolescente en estos tiempos puede parecer casi imposible. Aprender a mantener el control de la situación a través de límites claramente mantenidos le muestra que lo quieres y que estás de su lado a pesar de las malas decisiones que esté tomando. Establecer límites puede parecer un amor duro a veces, pero poniendo el poder de decisión en sus manos y hacer un seguimiento coloca el resultado en sus manos. Llegar después del toque de queda puede ser un problema para tu hijo, pero puedes decir: "Si llegas después del toque de queda, habrá una consecuencia. No serás capaz de utilizar el vehículo para salir con tus amigos por una semana". Tú estableces los límites y él hace la elección. Esto hace que sea difícil para él continuar con la mala conducta y te permite ser el padre fuerte y cariñoso que necesita.

La depresión adolescente

Un área de creciente preocupación para los padres es la depresión adolescente. El aumento de la presión para tener éxito en las edades más tempranas puede llevar a algunos chicos adolescentes a luchar con problemas de autoestima o el estrés. La depresión puede ser difícil de identificar en los chicos adolescentes, ya que pueden ser muy buenos en ocultar sus sentimientos y emociones. Los adolescentes también tienden a ignorar su depresión mediante la distracción. Jugar juegos, pasar el rato con amigos, escuchar música o ver la televisión a menudo puede ser una tapadera para la tristeza o de un sentimiento abrumador. Mantener las líneas de comunicación abiertas es crucial para ayudar a los niños a aprender a enfrentar, en lugar de esconder, sus emociones. Si sospechas que tu hijo adolescente está deprimido, habla con un consejero escolar o con el pediatra de tu hijo para que te den el nombre de un psicólogo que se especialice en las depresiones de los adolescentes.

Más galerías de fotos



Escrito por patti richards | Traducido por enrique pereira vivas