¿Qué podría hacer un atleta para permanecer en forma y saludable?

La primera prioridad de un atleta en su entrenamiento o programa fuera de temporada debe ser reducir las posibilidades de lesiones y recuperar la salud. Los cuatro componentes principales de cualquier programa de entrenamiento fuera de temporada incluyen la mejora de la flexibilidad y la movilidad, el fortalecimiento de los eslabones débiles, la nutrición adecuada y la mejora de los hábitos de sueño. Hay una variedad de métodos para lograr esos objetivos, los atletas deben abordar cada componente en relación con sus fortalezas, debilidades y necesidades.

Flexibilidad y movilidad

En el deporte y el rendimiento es fundamental poseer un alto nivel de flexibilidad y movilidad para llevar a cabo en un alto nivel y reducir las lesiones. La temporada baja es un momento ideal para desarrollar la movilidad de las articulaciones y mejorar la flexibilidad de los grupos musculares principales. Para un rendimiento óptimo pasa de 15 a 30 minutos como mínimo todos los días en el trabajo de estiramiento y movilidad para mejorar el rendimiento y reducir las posibilidades de lesión. Idealmente, debes practicar estiramiento dinámico, así como banda asistida por estiramiento.

Fortalecimiento de articulaciones débiles


Mejorar las articulaciones débiles, como el manguito rotador, es vital para que los atletas permanezcan saludables.

Los atletas deben tomar tiempo en la temporada baja para fortalecer la articulaciones débiles de su cuerpo para mejorar el rendimiento y evitar posibles lesiones durante la competición o durante la temporada. Los puntos débiles comunes pueden incluir el tobillo, el cuello o los antebrazos. La realización de ejercicios centrados en el fortalecimiento de los eslabones débiles mejorará el rendimiento y corregirá posibles malos hábitos. Los jugadores inteligentes se centran en las áreas más urgentes para el deporte, por ejemplo, los luchadores deben participar en ejercicios como la flexión del cuello para una mejor estabilidad en el cuello. Otros ejemplos podrían ser el fortalecimiento de los jugadores de béisbol de su manguito de los rotadores, o jugadores de baloncesto haciendo ejercicios de tobillo.

Nutrición adecuada


La buena nutrición mejora la habilidad de un atleta para recuperarse y rendir.

La nutrición es sin duda el aspecto más importante del programa de entrenamiento de un atleta para mantenerse en forma y saludable. Comer alimentos que son altos en la calidad nutricional en el momento adecuado mejorará la capacidad de un atleta para recuperarse, sanar, y rendir a un alto nivel. Los atletas deben centrarse en el consumo de los nutrientes suficientes para lograr sus objetivos de pérdida de peso o aumento de peso o mantenimiento en proporción a su gasto de energía en el entrenamiento.

Hábitos de sueño


Los hábitos de sueño pueden desarrollar una mejora en la calidad del sueño y recuperación.

El sueño es un proceso vital para ayudar a tu cuerpo a recuperarse, y desarrollar hábitos de sueño adecuados es crucial para los atletas para recuperar y rendir a un alto nivel consistente. Enfócate en la obtención de un mínimo de siete a nueve horas de sueño y despiértate a la misma hora todos los días. Además, trabaja sobre las técnicas y hábitos para reducir la ansiedad o el estrés antes de dormir para mejorar la calidad del sueño, especialmente durante la temporada o antes de la competición. Algunas técnicas incluyen escuchar ruido blanco cuando tratas de dormir o mantener encendidas pantallas de televisión y computadora antes de ir a la cama.

Más galerías de fotos



Escrito por carl putman | Traducido por blas isaguirres