Atkins y cetosis diabética

La dieta Atkins fue introducida por primera vez por el Dr. Robert C. Atkins en la década de 1970 y ha tenido un enfoque bajo en carbohidratos para bajar de peso en las últimas décadas. Esta dieta baja en carbohidratos ha sido fuertemente criticado a lo largo de los años, ya que promueve exactamente lo contrario del enfoque tradicional de baja en grasa y baja en calorías que se recomienda de forma rutinaria a las personas que quieren perder peso. Algunos críticos afirman que la dieta Atkins baja en carbohidratos puede ser peligrosa para los diabéticos debido a su naturaleza cetogénica. Desafortunadamente, muchas personas se confunden entre el significado de cetosis y cetoacidosis.

Dieta Atkins

La dieta Atkins es ahora promovida como un buen método no sólo para perder la grasa del cuerpo, sino también para el control de la diabetes y la prevención de enfermedades crónicas como problemas del corazón. La primera fase, llamada inducción, sugiere limitar tu ingesta diaria de carbohidratos a 20 gramos o menos al día. Los hidratos de carbono se introducen poco a poco en tu dieta durante la segunda, tercera y cuarta fase de la dieta, dependiendo de la tolerancia individual, pero se mantienen por debajo de 75 a 100 g al día para la mayoría de la gente. Por comparación, la dieta estadounidense estándar proporciona al menos de tres a cuatro veces esta cantidad con un promedio de 300 g de hidratos de carbono consumidos en un día.

La cetosis vs. la cetoacidosis

Si sigues una dieta que limita tu ingesta diaria de hidratos de carbono por debajo de 50 g al día, promoverás la cetosis. La cetosis simplemente significa que tu cuerpo utiliza principalmente grasa y cetonas, que corresponden a un subproducto de la quema de grasa, ya que su principal fuente de energía en lugar de la utilización de azúcar derivada de los carbohidratos. La cetosis no es peligrosa y le permite a tu cuerpo controlar mejor tus niveles de azúcar en la sangre y la diabetes, mientras que la pérdida de peso si es necesaria. La cetoacidosis, por el contrario, sólo se produce en los diabéticos tratados con inyección de insulina cuando los niveles de azúcar en sangre están totalmente fuera de control. Un diabético en la cetoacidosis tiene niveles de cetona en sangre más de 10 veces superiores a los niveles observados en cetosis. La cetoacidosis es una afección grave que requiere atención médica inmediata.

Dieta Atkins y diabetes

La dieta Atkins es una dieta cetogénica, especialmente durante las primeras fases, y puede ayudar a mejorar tu control de la diabetes, mientras que previene la cetoacidosis. En un estudio realizado a diabéticos tipo 2 con sobrepeso, después de la fase de inducción de la dieta Atkins durante 24 semanas hubo una mayor mejoría en sus niveles de azúcar en la sangre y los niveles de colesterol en la sangre en comparación con los diabéticos que siguen una dieta baja en grasas con bajo contenido glucémico, tal como se publicó en la edición de diciembre de 2008 "Nutrition & Metabolism". Además, más del 95 por ciento de los diabéticos tipo 2 que siguen la dieta cetogénica al estilo Atkins fueron capaces de reducir o suspender sus medicamentos para la diabetes. Ninguno de los sujetos experimentó cetoacidosis al restringir significativamente su ingesta de carbohidratos.

Consideraciones especiales

La cetoacidosis es una seria afección potencialmente mortal, pero aunque la dieta Atkins puede inducir cetosis en diabéticos y no diabéticos por igual, no es probable que induzca cetoacidosis. Antes de adoptar una nueva dieta y restringir severamente tu consumo de carbohidratos, debes consultar a tu médico para asegurarte de que tu plan de tratamiento sea suficiente para controlar tus niveles de azúcar en la sangre. Si tienes diabetes, especialmente si tomas medicamentos o te inyectas insulina, debes someterte a un seguimiento por parte de tu médico durante la transición a una dieta Atkins baja en carbohidratos porque los ajustes serán necesarios para prevenir la hipoglucemia a medida que tus niveles de azúcar en la sangre van mejorando con tu nueva forma de comer.

Más galerías de fotos



Escrito por aglaee jacob | Traducido por gabriela nungaray