Aspectos negativos del bronceado y sus efectos en los adolescentes

Hace tiempo que se sabe que broncearse causa cáncer de piel y otros problemas en el cuerpo. A pesar de los riesgos, cada vez más son los adolescentes que se broncean en camas solares y se exponen al sol. La Melanoma Foundation New England calcula que aproximadamente 2,5 millones de adolescentes estadounidenses visitaron salones con camas solares solamente en el año 2012. Con tantos cuerpos jóvenes expuestos a los rayos ultravioletas a tasas crecientes, debemos hacerles comprender cuáles son los efectos negativos de broncearse a su edad.

El bronceado y los cambios en la piel

La piel adolescente, como el resto del cuerpo, cambia constantemente. De hecho, esta estado constante de desarrollo y cambio hace que las células de la piel de los adolescentes sean más vulnerable a los rayos UV. Las células afectadas que crecieron y cambiaron bajo los rayos UV provenientes del sol o de las lámparas bronceadoras en la adolescencia se vuelven más dañadas con el transcurso del tiempo, según sostiene la Skin Cancer Foundation. Esto conduce a un mayor riesgo de contraer melanoma y otros cánceres de la piel en la adultez.

Riesgo de cáncer de piel

KidsHealth estima que cada año se diagnostican más de un millón de casos nuevos de cáncer de piel en EE.UU. La tasa crece al tiempo que el índice de diagnóstico de otros cánceres disminuye año a año. El motivo es el aumento retardado en la cantidad de cánceres de piel en adultos que se broncearon siendo adolescentes. Estos adultos, cuando eran adolescentes, no conocían las numerosas advertencias que existen hoy día contra los peligros del bronceado. Esos adolescentes que carecían de educación al respecto dañaron su piel hace años y ahora desarrollan cáncer de piel como resultado. Otros factores de riesgo contribuyen a un riesgo incrementado de cáncer, que incluyen causas como la herencia y el medio ambiente.

Otros peligros del bronceado

Uno de los efectos cosméticos más significativos del bronceado es el envejecimiento prematuro de la piel. Los adolescentes que concurren con frecuencia a la cama solar, así como los que toman sol periódicamente, corren el riesgo de tener una piel curtida y arrugada décadas antes de que la naturaleza dictara que debía ocurrir. Los rayos UV también afectan el sistema inmune, según KidsHealth, dañando las células y los tejidos necesarios para defenderse de otras enfermedades que intentan penetrar en la piel y en otros sistemas del cuerpo.

Otras consideraciones

Los adolescentes y sus padres deben tener en cuenta que los profesionales del cuidado de la salud no necesariamente examinan la piel joven en busca de lesiones cancerosas como parte de sus exámenes de rutina. Esta práctica se lleva a cabo frecuentemente a una edad mucho más tardía, habitualmente después de los 40 o 50 años de edad. Puesto que no son exámenes de rutina en la piel de los adolescentes, las lesiones por bronceado y demasiada exposición a los rayos UV generalmente se detectan cuando el cáncer ya ha sobrepasado su etapa temprana.

Más galerías de fotos



Escrito por jonita davis | Traducido por irene cudich