Aspectos de un estilo de vida saludable

Un estilo de vida saludable incluye algo más que comer alimentos saludables e ir al gimnasio. Si esas actividades no son tu estilo, puedes tomar un camino diferente hacia el bienestar físico y mental. Los aspectos básicos del cuidado de tu salud son los mismos para todos, pero dejan espacio a los gustos individuales y las limitaciones de tiempo. Para mantener la motivación, evita el estrés y trata de disfrutar el viaje. Utiliza tu propio enfoque personal para mejorar tus hábitos en la forma de comer, dormir, hacer ejercicio y relajarte para tener beneficios de salud de por vida.

Comida


Controla tu peso comiendo más verduras.

Sólo alejarte de las comidas rápidas, alimentos envasados ​​y preparados puede mejorar tu perfil nutricional. Disminuir la ingesta de sodio, azúcar y grasas sólidas dejará más espacio en tu dieta para vitaminas, minerales, fibra y otros nutrientes beneficiosos. La Asociación Americana del Corazón dice que elegir frutas, verduras y alimentos de granos enteros también ayuda a controlar el peso de manera natural. Comer pescado o fríjoles varias veces a la semana en lugar de carnes grasosas ofrece beneficios similares y reduce el riesgo de enfermedades del corazón.

Dormir


Descansa adecuadamente.

El descanso adecuado ayuda a vivir un estilo de vida que está físico y mentalmente activo. No evites dormir. Programa descansar. Las siestas no permiten que tu cuerpo pase a través de los ciclos de sueño que promueven la reparación celular, la consolidación de la memoria y la regulación del apetito. Evita la lentitud por fatiga y falta de atención durmiendo entre siete y diez horas ininterrumpidas de sueño por noche. La Fundación Nacional del Sueño sugiere empezar por sacar el televisor de la habitación y hacer algo de tiempo para relajarse con un libro o música suave antes de irse a dormir por la noche.

Movimiento


Muévete.

Un estilo de vida sedentario puede provocar desgarros musculares y fracturas de huesos, depresión y otras enfermedades crónicas. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos cuenta que cualquier ejercicio es mejor que nada. Si piensas que estás demasiado ocupado, comienza a caminar en una cinta de correr o trota alrededor de la cuadra. Series de diez minutos de ejercicio aeróbico y de pesas puede beneficiar a tu corazón, pulmones, músculos y huesos. Trabaja hasta 30 minutos por día y aumenta el tiempo a medida que mejoras tu condición física. Interésate en nadar, bailar o jugar juegos y deportes para variar tu rutina y mantener la motivación.

Relajación


Dáte tiempo para relajarte.

Incluso si tienes más energía para trabajar duro, toma tiempo para ti regularmente. Tu programa de acondicionamiento físico puede convertirse en parte de tu plan de liberación de tensiones, especialmente si caminas o juegas al tenis con un amigo. Hacer tiempo para pensar, leer o seguir una afición mantiene tus frescura mental y las hormonas de estrés en calma. El HHS informa de que el manejo del estrés alivia la tensión muscular y dolor de cabeza, la indigestión y la presión arterial alta, incluso. Junto con una buena alimentación y ejercicio, este aspecto de estilo de vida saludable ayuda a reducir tu riesgo de enfermedad cardíaca.

Más galerías de fotos



Escrito por nancy clarke | Traducido por daniel gómez villegas