¿Qué aspecto tiene la sudamina?

La sudamina, también llamada eritema calórico, es un brote de pequeñas protuberancias en la piel causado por el exceso de calor. La sudamina es más común en los lactantes, pero los bebés mayores, los niños mayores y hasta los adultos también pueden padecerla, según BabyCenter.com. La condición no es seria y, por lo general, desaparece sola, pero puedes dar algunos pasos para aliviar la molestia de tu hijo si adviertes las protuberancias en su piel.

Aspecto

La sudamina está compuesta por pequeños grupos de protuberancias rosadas, y a veces, por pequeñas ampollas, rodeadas por manchas de piel rosa, según señala el sitio web de salud pediátrica DrSpock.com. Las protuberancias de la sudamina pueden ser rojas, particularmente en niños que tienen la piel clara. Puedes advertirla en los pliegues de la piel y en áreas del cuerpo de tu hijo donde la ropa es ajustada, como en su pecho y estómago, cuello, nalgas y posiblemente en el cuero cabelludo o frente si usa sombrero, según indica el sitio web BabyCenter. com.

Causa

La sudamina se manifiesta cuando tu hijo deambulador transpira tanto que sus glándulas sudoríparas se tapan y la transpiración queda atrapada debajo de la piel, según cuenta WattoExpect.com. Puesto que esta condicíon se produce cuando el cuerpo de tu hijo está caliente, lo más probable es que lo afecte en el verano. Sin embargo, la sudamina puede aparecer en el invierno si tu hijo siente mucho calor por demasiadas capas de ropa o si tiene fiebre, tal como señala BabyCenter. com.

Tratamiento

Si bien la sudamina habitualmente no requiere un tratamiento formal, puedes ayudar a reducir el malestar de tu hijo. Enfría su piel aflojando o quitándole la ropa y llevándolo a un lugar con brisa o sombra, dice BabyCenter.com. Colócalo sobre una toalla de algodón para que absorba su sudor y baja su temperatura aplicándole toallas de mano húmedas y frías sobre su piel afectada. Si parece sentirse incómodo, dale un baño tibio con 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio por cada galón de agua (3,8 litros), sugiere BabyCenter.com. Usa un ventilador o acondicionador de aire en su dormitorio si la temperatura en tu región es cálida por la noche, manteniendo sus uñas cortas para que no se lastime al rascarse y evita frotarlo con una toalla o aplicarle ungüentos o cremas, ya que de esta manera puede captar más humedad.

Signos más peligrosos

Llama a tu pediatra si el sarpullido parece haber empeorado, o si al cabo de unos días no desaparece. Otros signos que indicarían un visita al médico son las pústulas y la hinchazón, que podrían ser síntomas de una infección bacteriana o por levadura, dice WhattoExpect.com. Además, si bien la sudamina puede ser un efecto secundario de la fiebre, esta nunca es causa de la sudamina. De manera que debes evaluar qué está causando la fiebre en tu niño. BabyCenter.com recomienda que llames a tu pediatra si tu hijo tiene una fiebre de por lo menos 103 grados Fahrenheit (38 grados Celsius).

Prevención

Viste a tu niño con ropa liviana y suelta como con telas de algodón, particularmente cuando el clima es cálido y húmedo, sugiere BabyCenter.com. Las telas sintéticas y los recubrimientos plásticos de los pañales pueden hacer que un niño sea más susceptible a la sudamina. Mantén a tu hijo en áreas frescas y con sombra y si planeas salir en un clima caluroso, lleva suficiente agua para saciar su sed, pero trata de evitar las temperaturas extremas. Si la piel de tu bebé mayor está húmeda y caliente, entonces tu niño tiene demasiado calor, señala BabyCenter. com.

Más galerías de fotos



Escrito por christa miller | Traducido por irene cudich