Asma y lavanda

El asma es una condición crónica caracterizada por una dificultad para respirar debido a la deglución y a la constricción de tus vías aéreas. Si bien el asma no tiene cura, las medicinas complementarias y alternativas, como la aromaterapia con el uso de aceites esenciales especiales, pueden brindar beneficios potenciales respecto del control o el alivio de algunos de sus síntomas.

Acerca del asma y los tratamientos convencionales

El asma afecta aproximadamente a 300 millones de personas en todo el mundo, según la American Academy of Allergy Asthma and Immunology. Los síntomas comunes son disnea, sensación de opresión en el pecho, problemas para dormir relacionados con la dificultad para respirar, respiración sibilante y tos. Tu condición empeorará con el ejercicio, las alergias o con las condiciones ocupacionales, como trabajar en condiciones donde te expones a irritantes como el polvo o los productos químicos. El asma se trata generalmente con medicaciones recetadas como medicaciones preventivas para reducir la inflamación o inhaladores a corto plazo para ayudar a facilitar la respiración. Algunos pacientes, que desean un tratamiento complementario al que ya están siguiendo, se vuelcan a los remedios holísticos, como la aromaterapia, usando aceites esenciales como la lavanda.

Lavanda para el asma

La lavanda y el aceite esencial de lavanda pueden ser tratamientos complementarios beneficiosos para algunas personas que sufren de asma. Según AltMD, la lavanda cuenta con propiedades antiinflamatorias, calmantes y sedativas que pueden aliviar el asma. La aromaterapeuta y paciente de asma crónica Lori Torquati, en un trabajo para la National Association of Holistic Aromatherapy, sugiere que inhalar una preparación de aceite esencial de lavanda combinada con aceites esenciales de menta y eucaliptus puede ayudarte a abrir tus vías respiratorias durante un ataque de asma leve. En su libro "Aromatherapy for Massage Practitioners", la autora Ingrid Martin afirma que inhalar aceite de lavanda pueden tener un efecto anticonvulsivo sobre el asma.

Evidencia clínica

Existe poca evidencia clínica para validar los beneficios de la lavanda respecto del asma, y la mayoría de la evidencia científica demuestra beneficios para determinados síntomas del asma, pero no para el asma en sí. Un estudio, publicado en el ejemplar de febrero de 1999 del "Journal of Pharmacy and Pharmacology", demostró que el aceite de lavanda inhibía las reacciones alérgicas en ratones de laboratorio, sugiriendo posibles beneficios para quienes sufren de alergia asmática. Otro estudio, publicado en el ejemplar de noviembre-diciembre del periódico alemán de ciencias químicas "Zeitschrift fur Naturforschung B", demostró que el aceite de lavanda tiene un efecto sedativo que puede ser útil para mejorar el sueño o aliviar el estrés. Los resultados muestran que la lavanda puede ser útil para quienes sufren de asma y presentan esos síntomas. Sin embargo, se requiere más investigación para confirmar los beneficios específicos de la lavanda sobre el asma.

Advertencia

No intentes autodiagnosticarte si crees que sufres de asma. Además, informa a tu médico que tienes la intención de usar terapias complementarias o alternativas como la lavanda o el aceite esencial de lavanda. Consulta a un herbalista o aromaterapeuta calificados si tienes pensado usar lavanda. La lavanda no cura el asma, ni debe usársela en lugar de los tratamientos convencionales para el asma. Si bien generalmente se la considera segura, algunas personas pueden desarrollar una reacción alérgica o sufrir efectos secundarios desagradables a partir de su uso, según afirma el University of Maryland Medical Center.

Más galerías de fotos



Escrito por ashley miller | Traducido por irene cudich