El asma inducida por el ejercicio y la piscina

Si bien los profesionales de atención de salud sugieren que nadar es un buen ejercicio para las personas que sufren de asma, ciertas circunstancias junto a la piscina pueden exacerbar los problemas de asma o provocar asma en los nadadores libres de síntomas. El asma inducida por el ejercicio puede dificultar la respiración y hacer que se produzcan sibilancias o tos después de un entrenamiento. Sin embargo, con una cuidadosa supervisión y control, los nadadores pueden controlar sus síntomas, sin renunciar a hacer ejercicio en la piscina.

Lo esencial

El asma inducida por el ejercicio es una condición que constriñe las vías respiratorias y hace jadear y toser cuando se produce un esfuerzo. Puedes tener dificultad para respirar profundamente y exhalar plenamente. El asma puede ocurrir cuando los pulmones y conductos de aire reaccionan a irritantes como el aire frío y seco al producir mucosidad y constricción del aire en las vías respiratorias. El aire húmedo de una piscina cubierta es beneficioso para los enfermos de asma, pero los químicos de la piscina pueden causar irritación de los pulmones, en algunas personas, de acuerdo a los Centers for Disease Control and Prevention. El ejercicio acentúa los síntomas asmáticos debido a que respiras más profundo e inhalas un mayor volumen de aire y potenciales irritantes cuando haces ejercicio.

Quimicos para piscinas


El cloro es el producto químico más utilizado en el saneamiento de la piscina.

Los productos químicos en la piscina pueden causar asma inducida por el ejercicio en los nadadores sensibles, según los Centers for Disease Control and Prevention. El cloro es el producto químico más utilizado en el saneamiento de la piscina. Es un elemento altamente reactivo en la familia de los halógenos que se une con los contaminantes inorgánicos y orgánicos en el agua. Un buen mantenimiento de la piscina y buena ventilación es lo más adecuado; los subproductos de la desinfección o bien desaparecen en la atmósfera o se degradan mejor. Cuando los contaminantes abruman el cloro, a menudo los subproductos como los trihalometanos o el cloroformo permanecen por encima de la superficie del agua. Los productos químicos pueden causar irritación de los pulmones y desencadenar síntomas asmáticos en los nadadores.

Prevención y soluciones

Los médicos recetan medicamentos para prevenir y tratar el asma inducida por el ejercicio. Los inhaladores de tipo beta adrenergénicos, como el Albuterol, relajan y ensanchan las vías respiratorias. También llamados broncodilatadores, estos trabajan para abrir las vías respiratorias en uno o dos minutos. Bajo la dirección de tu médico, puedes tomar una o dos inhalaciones del inhalador antes de nadar para prevenir los síntomas del asma inducida por el ejercicio. Los broncodilatadores de acción rápida pueden aliviar los síntomas del asma que se producen después de hacer ejercicio. Los síntomas de asma más persistentes requieren medicación adicional, tales como inhaladores de combinación, que contienen tanto un broncodilatador de larga duración y un medicamento, como los esteroides para reducir y prevenir la inflamación, de acuerdo con el Manual Merck. Dado que el uso de esteroides a largo plazo provoca efectos secundarios, utiliza la menor dosis de medicamentos necesarios para controlar tus síntomas. No aumentes o detengas tu medicación sin consultar con tu médico.

Consideraciones


Una piscina cubierta mejor ventilada o mejor conservada podría resolver tu problema.

Si bien no debes renunciar a los beneficios de la natación sólo porque sufres de asma inducida por ejercicio, cambiar de piscinas podría ser una buena idea. Una piscina cubierta mejor ventilada o mejor conservada podría resolver tu problema. Ve a una piscina al aire libre siempre que sea posible ya que allí respirarás en un menor número de sustancias químicas irritantes. Siempre consulta con tu médico si tus síntomas empeoran, o si los medicamentos dejan de funcionar adecuadamente.

Más galerías de fotos



Escrito por barrett barlowe | Traducido por luciano ariel castro