¿Los asientos que vibran para bebés son peligrosos?

Para muchos padres, un asiento que vibra para bebé, algunas veces llamado asiento saltarín, es un salvavidas. La silla está diseñada para los bebés pequeños que no se pueden sentar sin ayuda y provee algo de tiempo con las manos libres para los padres. El mecanismo de vibración construido en la silla puede calmar a algunos bebés, calmar los cólicos del bebé o hacer dormir a un bebé cansado. El equipo del bebé siempre puede ser un peligro si no se usa correctamente o si está roto. Entiende los peligros potenciales de un asiento que vibra para bebé para mantener a tu hijo seguro.

Caídas

Las vibraciones del asiento para bebé pueden incrementar el riesgo de que la silla se voltee, haciendo que el niño salga herido. Por alguna razón, los asientos que vibran deben ser siempre colocados en el suelo, no sobre una superficie elevada como una cama o mesa. ConsumerReports.org también aclara la importancia de mantener el asiento en una superficie plana y dura, ya que el bebé se puede sofocar en el acolchado de la cama si es que la silla se voltea.

Pedazos rotos

El equipo del bebé de todo tipo es sujeto a un pedazo roto, que puede ser un peligro de asfixia para el niño pequeño. La U.S. Consumer Product Safety Commission (Comisión de seguridad del producto del consumidor de los Estados Unidos) ha trabajado con los proveedores a través de los años para retirar voluntariamente los asientos que no cumplen con los estándares de seguridad. Los asiento tienen barras de juguete unidas al cuerpo del asiento del bebé, que pueden herir al niño. Un asiento que vibra puede hacer que de alguna manera se caigan debido al movimiento de las vibraciones, a diferencia de un asiento estacionario. ConsumerReports.org les fomenta a los padres probar los asientos que vibran por durabilidad antes de comprarlo. Las barras de juguete deben estar seguramente atadas al asiento y no se deben quitar, aún si se manipulan más o menos fuertemente.

Peligros de las baterías

Los asientos para bebé que vibran ocupan baterías como la fuente de poder. Las baterías que no están seguras al compartimiento de las baterías en la silla pueden ser un peligro de asfixia para el bebé. Las noticias de televisión de Denver afiliadas a ABC, reportó en 2009 que un bebé puede tener una hemorragia hasta morir si se traga una batería. La batería es pequeña, redonda, del tamaño de un botón. Muchos asientos de bebés que vibran usan las baterías más grandes de doble A, que son un poco más grandes para que el niño se las trague; aún así, los peligros de las baterías que no están aseguradas continúan. El ácido puede salirse de las baterías y causar quemaduras químicas en la boca y el esófago del bebé.

Más galerías de fotos



Escrito por erica roth | Traducido por alejandro villarreal