Ashwagandha para el hígado: Efectos secundarios y contraindicaciones

La ashwagandha se ha utilizado durante más de 4,000 años en la medicina hindú para tratar enfermedades inflamatorias y tumores, también como tónico para la salud general y como adaptógeno para ayudar al cuerpo a resistir el estrés. Adicionalmente, se ha utilizado de forma tradicional para tratar la enfermedad hepática crónica. A pesar de que es posible que hayas escuchado que esta hierba es segura de consumir y que produce pocos o ningún efecto secundario, lo mejor es que consultes a un médico antes de probarla; en especial, si padeces de alguna condición o si tomas medicamentos. La ashwagandha puede, de hecho, tener efectos secundarios serios e interactuar peligrosamente con tus medicamentos.

Efectos secundarios

De acuerdo con "Natural physician’s healing therapies" ("Las terapias curativas del médico naturista") de Mark Stengler, los efectos secundarios de la ashwagandha son raros. En general incluyen diarrea, malestar gastrointestinal y vómitos. El malestar digestivo es más probable cuando se ingieren dosis elevadas. La ashwagandha no se considera tóxica, pero las hierbas al igual que los alimentos, aun cuando brindan relativa seguridad, no siempre son adecuadas para todas las personas.

Contraindicaciones

Si padeces de úlcera péptica, discute a fondo el uso de la ashwagandha con tu médico antes de ingerirla. Esta hierba puede empeorar tu condición debido a que suele irritar el tracto gastrointestinal. También debes consultar al médico si tienes enfermedad de la tiroides, ya que la ashwagandha es capaz de estimular la secreción o síntesis de la hormona tiroidea. Evita por completo esta hierba durante el embarazo.

Interacciones medicamentosas inmunosupresoras

La ashwagandha puede reducir los efectos inmunosupresores de ciertos medicamentos, advierte "The essential herb-drug-vitamin interaction guide" ("La guía esencial de la interacción entre hierbas, medicamentos y vitaminas") de George T. Grossberg y Fox Barry. Entre los medicamentos de riesgo se incluyen los siguientes: azatioprina, cortisona, flunisolida, hidrocortisona, loteprednol, prednisona, tacrolimus, talidomida y trimacinolone.

Interacciones medicamentosas sedantes

La ashwagandha actúa como inhibidor de la monoamino oxidasa, un fármaco que incrementa la disponibilidad del neurotransmisor dopamina en tu cuerpo. Tomar ashwagandha en combinación con hierbas o suplementos que tienen propiedades sedantes (como la valeriana, la kava, el 5-HTP y la hierba de San Juan), puede aumentar tanto los efectos adversos como los terapéuticos. Si la tomas con ciertos medicamentos (alfentanilo, alprazolam, butalibital, hidrato de cloral, codeína, diazepam, fentanilo, glutetimida, hidrocodona, meperidina, sulfato de morfina, oxicodona, pentobarbital, propofol, quazepam, sufentanilo, zaleplon y zopiclona) también es posible elevar los efectos positivos y negativos de los fármacos. Habla con un proveedor de atención médica antes de combinar la hierba ashwagandha con cualquier medicamento o suplemento.

Efectos sobre el higado

La ashwagandha parece tener cierto efecto protector para el hígado, apunta un estudio del 2010 del "Journal of Basic Clinical Physiology and Pharmacology". Los antioxidantes, bioflavonoides y otros compuestos bioactivos en la hierba funcionan como escudo protector al eliminar los radicales libres, señala el autor del estudio T. Jeyanthi. Cabe advertir que este estudio fue realizado en ratas, por lo que se necesita más investigación para determinar si la hierba es capaz de ofrecer los mismos beneficios a los seres humanos. Si padeces enfermedad del hígado, consulta a un médico para desarrollar con él, un plan de tratamiento integral.

Más galerías de fotos



Escrito por linda tarr kent | Traducido por pei pei