Ashtanga Yoga y la pérdida de peso

Mientras que el Ashtanga Yoga no te proporciona un entrenamiento cardiovascular, pueda soportar la pérdida de peso de otras maneras. El Yoga califica como un ejercicio de entrenamiento de fuerza y desarrollo muscular, al tiempo que ofrece una serie de beneficios de salud mental que pueden ayudarte a sentirte enérgico y positivo en tu viaje hacia el cuerpo que deseas.

Ashtanga Yoga

Ashtanga, (o de ocho ramas), yoga es una forma de yoga que hace hincapié tanto en la postura como en la respiración. Durante una práctica de ashtanga, trabajarás a través de una serie extenuante de poses, coordinarás cuidadosamente tu respiración y los movimientos. Cada asana o postura requiere una serie específica de inhalaciones y exhalaciones. Si bien tu práctica de yoga no puede quemar tantas calorías como una carrera o una clase de aeróbicos, puedes esperar sudar, fortalecer los músculos y quedarte con una clase de sensación refrescante y vigorizante.

Beneficios físicos

Si tienes peso que perder, el ashtanga yoga puede ayudarte a mejorar tu postura y la flexibilidad, así como fortalecer los músculos. Puedes encontrar que un tono muscular mejorado adelgaza tu cuerpo, incluso si no pierdes libras. Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention recomiendan que todas las personas participen en los ejercicios de entrenamiento de fuerza al menos dos veces por semana, y una práctica de ashtanga califica como un entrenamiento muscular.

Beneficios de salud mental

La práctica regular del yoga, al igual que después de una clase de yoga ashtanga o un DVD, puede ayudar a mejorar la imagen de ti mismo y ayudarte a sentirte mejor acerca de tu cuerpo. El yoga reduce el estrés y la ansiedad. Si eres un comedor emocional, es posible que el yoga te ayude a mantenerte dentro de tu plan de dieta y mejore tu control sobre los atracones y los malos hábitos alimenticios.

Advertencia

Ashtanga yoga puede desafiarte y mejorar su salud física y mental, pero no es apropiado para todos. Si tienes bastante sobrepeso o estás fuera de forma, es posible que desees comenzar con una práctica menos intensa, como hatha yoga o vinyasa yoga. Déjale saber a tu instructor de yoga si tienes algún problema de salud especial que pueda requerir modificaciones. Como con cualquier nuevo programa de ejercicios, consulta con tu médico antes de empezar a hacer yoga.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle powell-smith | Traducido por jorge de leon polanco