Cómo asegurarte de que tu niñera no te deje sin previo aviso

La contratación de una niñera es una decisión importante. Además de que necesitas que sea una persona amable, honesta, con buena disposición para la crianza y conocimiento especializado acerca del cuidado de niños; cuando los padres contratan a una niñera, por lo general también quieren a alguien que tenga un firme compromiso con su empleo, incluyendo ciertos términos en caso de que quiera renunciar. Lo mejor es que, cuando se trate de los términos en que se llevará a cabo tu relación empleador-niñera, no te confíes de los acuerdos verbales sellados por un apretón de manos. En vez de eso, presenta a tu nueva niñera todas tus expectativas por escrito y asegúrate de que las ha comprendido bien todas. Recurriendo a este método, tienes más oportunidades de que ella tenga en cuenta el acuerdo antes de irse o renunciar.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Redacta un contrato de trabajo para tu niñera, que incluya detalles específicos sobre la notificación de renuncia. Por ejemplo, especifica que "se requiere que cualquiera de las partes den aviso de renuncia o despido por escrito por lo menos tres semanas antes de terminar la relación laboral".

  2. Siéntate a hablar con la niñera después de que haya aceptado la oferta y leído los términos del contrato de trabajo, en especial las clausulas relativas a la notificación de renuncia. Dale una copia del contrato para que pueda seguir el texto mientras lees en voz alta las partes que más te interesan.

  3. Pregúntale si tiene alguna duda con respecto a los términos de la notificación de renuncia. Explica por qué es importante respetar dichos términos. Por ejemplo, dile que después de una cuidadosa consideración, tú y tu pareja han optado por confiar en ella para proporcionar el cuidado a los niños, que ustedes como padres y debido a sus labores, no pueden proporcionar. Explica que si ella no te notifica con suficiente anticipación que va a renunciar, no tendrás tiempo para encontrar otra niñera calificada ni tampoco de hacer una transición adecuada en beneficio de los niños. Además, no dejes de puntualizar que esta clausula también la beneficiará a ella, en el sentido de no se quedará sin trabajo en ningún momento. También cabe recordarle, que de acuerdo con la información de Bob King (en Care.com), fundador de Legally Nanny, una firma de abogados de Irvine, California, un contrato escrito es ejecutable en los tribunales, lo cual protege a ambas partes. También puedes informarle que al notificar su renuncia con anticipación, podrá darle buenas recomendaciones para un empleo en el futuro. De este modo, también le haces sabes que si decide irse y no lo notifica anticipadamente, no podrá utilizarte como referencia en sus nuevos empleos.

  4. Reúnete con tu niñera regularmente para preguntarle cómo van las cosas. Esto te dará una idea de si ella está feliz en su puesto y de si es probable que continúe trabajando para ti. Si te comenta que hay ciertos inconvenientes, trata de hacer algo para corregir la situación y asegurarte de que no quiera irse antes de lo esperado.

Más galerías de fotos



Escrito por cynthia measom | Traducido por pei pei