Cómo asar vegetales en una parrilla a gas

Asar es un método de preparación ideal para las verduras: Es versátil, requiere poca grasa y añade una nueva dimensión de sabor a todo, desde la berenjena a la papa. Las verduras asadas se pueden servir como guarnición o como plato principal, al lado de pan a la parrilla y aceite de oliva saborizada como un aperitivo sofisticado, como relleno de una pizza, o picadas y utilizadas en sándwiches, wraps o tortillas. Los diferentes vegetales requieren una técnica para asarse a la parrilla ligeramente diferente. La clave, dice el sitio web Vegetarian Times, es cortar las verduras en un tamaño uniforme y colocar las verduras que requieren más tiempo de cocción en la parrilla al principio. Algunos vegetales también pueden necesitar ser precocidos brevemente para asegurarse que van a cocinarse bien antes de quemarse.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Cepillo de barbacoa
  • Aceite vegetal
  • Cacerola con tapa con cierre hermético
  • Verduras
  • Colador o tamiz
  • Cuchillo afilado
  • Tabla de cortar
  • Tenazas

Instrucciones

  1. Enciende la parrilla a gas. Usa un cepillo de barbacoa para cubrir la parrilla con un poco de aceite vegetal. Enciende la parrilla a fuego alto, cerca de 450 a 500 grados Fahrenheit, y permite que se caliente durante unos 20 minutos.

  2. Llena una olla con agua y lleva a ebullición a fuego alto. Añade las verduras duras, como las zanahorias, las patatas o espárragos y cocina a fuego lento, tapado, hasta justo antes de que los vegetales estén tiernos al pincharse con un tenedor, aproximadamente de 3 a 10 minutos dependiendo de la verdura. Escure las verduras en un colador o tamiz.

  3. Prepara el resto de las verduras que planeas poner a la parrilla con un cuchillo afilado. Corta los vegetales largos, como el calabacín o calabaza, en tiras, las cebollas y berenjenas en rodajas gruesas y reduce a la mitad los tomates. Agrega los pimientos, el maíz en la mazorca, cebolla de verdeo y los champiñones grandes enteros, si lo deseas.

  4. Baja el fuego en la parrilla a gas a medio, o entre 350 y 400 grados Fahrenheit.

  5. Cepilla las verduras con aceite de oliva. Utiliza pinzas para poner las verduras más duras, como el maíz y las papas a la parrilla. Revisa las verduras con frecuencia para asegurarte de que no se quemen.

  6. Añade las verduras más delgadas cuando las verduras más duras estén doradas de un lado. Coloca las verduras finas, como los espárragos, perpendicularmente a la rejilla de parrilla, de modo que no se deslicen por debajo.

  7. Retira las verduras cocidas con pinzas y déjalas enfriar un poco antes de servirlas.

Consejos y advertencias

  • Para obtener unas atractivas marcas de parrilla en los vegetales, déjalos en reposo durante al menos tres minutos, luego gíralos 45 grados y permíteles continuar la cocción. Haz lo mismo del otro lado.
  • Condimenta las verduras a la parrilla con sal, pimienta, hierbas frescas picadas o un chorrito de jugo de limón, aceite de oliva o vinagreta.
  • Si estás pensando servir a una multitud, Fine Cooking recomienda asar las verduras antes de liberar a la parrilla para la carne, pollo o pescado, justo antes de la hora de comer. Mantén las verduras a la parrilla a temperatura ambiente durante varias horas, o ponlas en un recipiente poco profundo, cubre con papel plástico y guárdalas en el refrigerador hasta por dos días.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle kerns | Traducido por andrés marino ruiz