Cómo asar róbalo chileno

El róbalo chileno (chilean sea bass), también conocido como merluza patagónica, es un pez de carne blanca que se encuentra principalmente en las aguas profundas entre la Antártica y el extremo de América del Sur. Aunque comparte su nombre, este pescado no pertenece a la familia del róbalo y no es el mismo tipo de róbalo que se pesca en Estados Unidos. El róbalo chileno tiene bajo colesterol y un alto contenido de proteínas y ácidos grasos omega-3, aunque también contiene más mercurio que otros tipos de peces más pequeños. Al asarlo, el róbalo chileno debe quedar cocido de manera firme con un exterior crujiente y sellado.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Brocha para barbacoa
  • Aceite de oliva
  • Condimentos como sal, pimienta, ajo, hierbas, especias y jugo de limón
  • Tazón pequeño
  • Brocha de pastelería
  • Filetes de róbalo chileno descongelados
  • Espátula de metal

Instrucciones

  1. Calienta la parrilla a gas o carbón hasta temperatura media, lo cual es entre 325 y 375 grados Fahrenheit. Utiliza una brocha de barbacoa para cubrir ligeramente la parrilla con aceite de oliva.

  2. Mezcla el aceite de oliva y los condimentos como limón, sal, pimienta, ajo picado, especias y hierbas frescas picadas en un tazón pequeño. Utiliza una brocha de pastelería para cubrir todos los lados del filete de róbalo chileno con la mezcla.

  3. Ásalo directamente sobre el fuego hasta que toda la mitad inferior de cada filete quede blanca y el exterior esté bien sellado, planeando un tiempo de alrededor de 10 minutos para un filete de 6 onzas. Voltea los filetes con la espátula de metal.

  4. Ásalo hasta que los filetes queden firmes, toda la carne esté blanca y ambos lados estén bien sellados. Quita el pescado de la parrilla y sírvelo.

Consejos y advertencias

  • Elige filetes de róbalo chileno que tengan un grosor parejo de 1 1/4 pulgadas para asegurarte de que se cocinen de manera uniforme.
  • Cuando sea posible compra róbalo chileno que haya sido pescado en las islas Falkland, Heard, McDonald o Macquarie, recomienda el Monterey Bay Aquarium Seafood Watch. En estos lugares la pesca se realiza de manera que no impacta al medio ambiente.
  • No intentes servir róbalo chileno si no está completamente cocinado. A diferencia de otros peces como el atún, el róbalo debe ser cocinado del todo.
  • El róbalo chileno tiene un alto contenido de mercurio, según el Natural Resources Defense Council. Las mujeres embarazas y que están amamantando, las mujeres que planean quedar embarazadas y los niños pequeños no deberían consumir más de tres porciones de róbalo chileno por mes.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle kerns | Traducido por ana grasso