Cómo asar perros calientes en un horno de convección

Los hornos de convección calientan los alimentos con circulación de aire caliente, lo que favorece la cocción uniforme y rápida. La función de asar a la parrilla aplica calor desde arriba, imitando el proceso de cocción de una parrilla al revés. Asar a la parrilla perros calientes en un horno de convección a hace que queden crujientes a la vez que mantienen sus jugos para obtener resultados que no pueden compararse con un microondas o abrasador.

Prepara el horno de convección

El asador del horno de convección debe precalentarse para cocinar los perros calientes a fondo. Mueve la rejilla del horno aproximadamente 6 pulgadas de la parrilla para evitar que se quemen. Coloca una bandeja para hornear forrada con papel de aluminio en la rejilla del horno, directamente debajo de la parrilla. Como alternativa, utiliza una bandeja de hornear engrasada y sin papel de aluminio, aunque esto aumenta el contenido de grasa. Enciende la parrilla y deja la puerta del horno abierta con una cuchara de madera para evitar que el horno se apague automáticamente cuando el asador se caliente. Deja que la parrilla se caliente mientras alistas los perros calientes.

Prepara los perros calientes

Los perros calientes secos se cocinan más rápido y tienen un exterior más crujiente. Sácalos de su empaque y pásales toallas de papel para absorber la humedad. Haz tres cortes diagonales en la parte superior de cada perro caliente con un cuchillo afilado suave de punta. Esto permite que el aire escape, promueve una cocción uniforme y evita que los perros calientes se rompan.

Asar

El asador de tu horno de convección funciona a altas temperaturas, por lo que debes trabajar con cuidado. Pasa los perros calientes a la bandeja para hornearlos, usando un par de pinzas. Colócalos con el lado cortado hacia arriba. Deja la puerta abierta cerca de 1 pulgada con la cuchara de madera y deja que los perros calientes se asen durante cuatro o cinco minutos. Cuando hayas terminado, tendrán un exterior crujiente y ligeramente oscurecido. La superficie caliente de la bandeja del horno junto con la cocción rápida del horno de convección evita la necesidad de darles la vuelta. Deja que los perros calientes se enfríen en un plato durante tres minutos y sirve mientras sigan calientes. Mientras los perros calientes se enfrían, apaga la parrilla y utiliza guantes de cocina para mover la bandeja de hornear a una superficie resistente al calor.

Manejar los sobrantes

Después de una hora de sacarlos de la parrilla, los perros calientes sobrantes se refrigeran en un recipiente hermético. Úsalos en cuatro días. Alternativamente, congela los perros calientes y úsalos dentro de tres meses. Deja que se descongelen en el refrigerador durante 24 a 48 horas antes de calentarlos. Para mantenerlos crujientes, recalienta los perros calientes sobrantes en una sartén a fuego medio-alto durante dos o tres minutos.

Más galerías de fotos



Escrito por serena styles | Traducido por mary gomez