Cómo asar pechugas de pavo en una parrilla de propano

La forma tradicional de cocinar pechugas de pavo es asarlas en el horno. Asarlas a la parrilla ofrece una salida a lo que se encuentra en la mesa durante las fiestas. Encuentras las pechugas de pavo con los huesos intactos o sin huesos. El proceso de asado será ligeramente diferente, dependiendo de la opción que elijas en la compra del ave. Ambas variedades proporcionan carne tierna en el interior con una capa exterior crujiente. Asar a la parrilla las pechugas de pavo pueden darte la oportunidad de hacer algo más que hamburguesas en tu parrilla de propano.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Aceite vegetal en aerosol
  • Pechuga de pavo sin hueso
  • Pechuga de pavo con hueso
  • Ablandador de carne
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Polvo de ajo
  • 1/4 de taza de vinagre blanco
  • Termómetro para carne

Instrucciones

    Sin hueso

  1. Pre-calienta la parrilla a fuego medio alto. Rocíe la parrilla con aceite vegetal para evitar que se pegue.

  2. Coloca las pechugas de pavo en una tabla para cortar y golpéalas con un ablandador de carne. Un ablandador de carne es una herramienta tipo martillo utilizado para golpear la carne para aplanarla.

  3. Cepilla la superficie de las pechugas con aceite de oliva y añádele condimentos. Por ejemplo, espolvorea sal y pimienta sobre el pavo.

  4. Asa la pechuga de pavo durante seis minutos. Cuando los jugos goteen sobre el centro del corte, voltea el pavo y asa el lado opuesto por seis minutos.

    Con hueso

  1. Pre-calienta ambos lados de la parrilla y rocía las rejillas con aceite vegetal. Apaga uno de los lados después de 15 minutos.

  2. Cepilla aceite de oliva por ambos lados de la pechuga y luego sazona la carne al gusto. Por ejemplo, agrega sal, pimienta y ajo en polvo al pavo.

  3. Fija la pechuga con la piel del pavo hacia abajo, en el lado fresco de la parrilla y cierra la tapa.

  4. Voltea el pavo después de 15 minutos. Rocíe el pavo con una mezcla de 1 cucharadita de aceite de oliva y un 1/4 de taza de vinagre blanco. Cierra la tapa de la parrilla y cocina la carne durante otros 45 minutos.

  5. Pasa un termómetro de carne en la pechuga. Cuando la temperatura interna alcance los 160 grados, quita el pavo de la parrilla y deja que se enfríe.

Más galerías de fotos



Escrito por darla ferrara | Traducido por ana karen salgado beltrán