Cómo asar una pechuga de pollo sin hueso en una parrilla de gas

En el 2009, los estadounidenses consumieron casi 125 libras de pollo per capita y la mayoría de ese pollo fueron pechugas de pollo sin hueso y piel. Son versátiles, baratas y sabrosas, pero pueden secarse rápidamente en la parrilla. El secreto de asar en la parrilla a la perfección las pechugas de pollo, se encuentra en su preparación. Comienza con unas naturales pechugas de pollo orgánicas, siempre que sea posible. Una rápida inmersión en una solución de salmuera ayuda a conservar la humedad. Vigílalas mucho cuando estén en la parrilla, ya que por lo general se cocinan en menos de 10 minutos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Bolsa de cremallera superior o papel parafinado
  • Rodillo, cuchillo o ablandador de carne
  • Cacerola somera
  • Sal pura
  • Azúcar sin refinar
  • Toallas de papel
  • Aceite vegetal o de oliva
  • Sal orgánica para condimentar
  • Termómetro para carne

Instrucciones

  1. Saca del paquete las pechugas de pollo. Coloca dos o tres pechugas en una bolsa de plástico con cremallera superior o entre dos láminas de papel parafinado.

  2. Ablanda suavemente las pechugas de pollo con un rodillo, el borde plano de un cuchillo o con un ablandador de carne hasta que tengan un grosor uniforme de 1/2 pulgada. Uno de los retos de cocinar pechugas de pollo sin piel y hueso a la parrilla, está en hacerlo de manera uniforme. Ablandarlas en un grosor uniforme elimina este problema. Repite el proceso con el resto de las pechugas de pollo.

  3. Desecha el papel parafinado o la bolsa de plástico, teniendo cuidado de no derramar la grasa en la parte superior del mostrador o en el piso, la cual puede transmitir bacterias. En una cacerola poco profunda, combina una parte de sal pura, una parte de azúcar sin refinar y 8 partes de agua.

  4. Coloca las pechugas de pollo en la cacerola somera y refrigéralas durante 30 minutos. Esta corta salmuera mantiene las pechugas de pollo húmedas y les ayuda a caramelizarse en la parrilla. No te pases del tiempo o se pueden mollar​​.

  5. Precalienta la parrilla de gas a una alta temperatura durante 10 o 15 minutos. Al igual que otros cortes finos de carne sin hueso y piel, las pechugas de pollo se benefician de un asado rápido a fuego alto.

  6. Retira las pechugas de pollo de la salmuera y sécalas ligeramente con una toalla de papel. Barniza las pechugas de pollo con un poco de aceite de oliva prensado frío o aceite vegetal. Espolvorea sal orgánica para condimentar sobre la carne.

  7. Coloca las pechugas de pollo en la parrilla, con al menos 1/2 pulgada de espacio entre ellas. Cierra la tapa y cocina el pollo de 4 a 5 minutos. Levanta la tapa y voltea las pechugas de pollo. Cocina otros 4 o 5 minutos más. Al terminar, el pollo debe sentirse firme. La carne debe verse opaca y al insertar un termómetro para carne lateralmente en el pollo, el registro debe ser de 165 grados Fahrenheit.

Más galerías de fotos



Escrito por julie christensen | Traducido por ana karen salgado beltrán