Cómo asar muslos de pollo sin hueso adobados

El pollo es la carne actualmente preferida en los Estados Unidos. El estadounidense promedio consume por encima de 20 libras más de pollo que de carne de res al año, según informa Business Insider. Gran parte de este pollo consiste en pechugas deshuesadas y sin piel, pero ahorrarás dinero y obtendrás carne más jugosa si eliges muslos. Puedes sazonar los muslos de pollo sin hueso con tu adobo favorito y asarlos a la parrilla en menos de 15 minutos. Ten en cuenta que una porción de muslos contiene más calorías, grasa total y grasa saturada que una porción de tamaño similar de carne blanca de pechuga. Limita tu consumo para poder incluir muslos de pollo en una dieta saludable.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Cepillo para barbacoa de mango largo
  • Aceite de oliva o de canola
  • Pinzas
  • Muslos de pollo sin hueso adobados

Instrucciones

  1. Calienta previamente una parrilla a gas entre 400 y 450 grados Fahrenheit o en caso de una parrilla al carbón, hasta que puedas mantener cómodamente la mano 3 pulgadas por encima de la rejilla de la parrilla por no más de dos a cuatro segundos. Usa un cepillo de barbacoa de mango largo para cubrir ligeramente la parrilla con aceite de oliva o de canola.

  2. Levanta los muslos del adobo con pinzas. Sacude cada uno ligeramente para eliminar el exceso de líquido y dispón los muslos en la parrilla.

  3. Deja asar los muslos a la parrilla durante aproximadamente cinco minutos, girándolos 45 grados después de dos minutos, si deseas que la carne cocida tenga marcas de rayitas cruzadas. Da vuelta los muslos y ásalos durante cinco minutos del otro lado, girando cada uno para marcar las rayitas cruzadas, si así lo deseas.

  4. Pasa un muslo a un plato limpio. Confirma con un termómetro de carne que la temperatura interna en la parte más gruesa del pollo haya llegado a 165 grados Fahrenheit. Quita el resto de los muslos de la parrilla y sírvelos.

Consejos y advertencias

  • Para conseguir los muslos de pollo más baratos por libra, cómpralos con hueso y deshuésalos tú mismo.
  • Si asas los muslos a la parrilla con la piel intacta, retírala antes de comerlos para que tengan menos grasa por porción.
  • Los muslos deshuesados ​​pueden ser adobados desde unas pocas horas hasta toda la noche antes de asarlos a la parrilla.
  • La escritora de Fine Cooking Pamela Anderson recomienda cortar los muslos deshuesados en trozos y enhebrarlos en pinchos antes de asarlos.
  • Nunca uses el mismo plato o utensilios que usaste para el pollo crudo con el pollo cocido a menos que los hayas lavado a fondo.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle kerns | Traducido por nieves fragola